Blog de historias, reflexiones, puntos de vistas. La vida, viajes por el mundo. Otra manera de narrar lo cotidiano. La gente y sus misterios

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Aventuras. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Aventuras. Mostrar todas las entradas

jueves, 9 de abril de 2020

🎻🎻La magia de Trinidad

                                                      

                                                            💃Trinidad Cuba


                             



Yemaya asesu,...asesu yemaya. Yemaya olodo,...olodo yemaya.




𓆥𓄦


                                      Así con esos ritmos yorubas se le canta a una diosa,  por que Trinidad es eso. Una reina destronada que vigila a el mar desde la distancia, como si hablara con el en secreto. Esta pequeña villa apartada del resto, colorida por su tradición,  tan diferente a las demás  y situada en la costa sur de Cuba es un lugar muy interesante y poco común.  Viene ya desde muy lejos, de tiempos donde aquellos navegantes atrevidos que fueron los que la descubrieron la bautizaron con ese nombre porque fue la tercera villa fundada. La Santísima Trinidad, vaya nombre como si llegara de los tiempos  bíblicos. Solían decir los viejos  del barrio donde crecí, que aunque Trinidad pareciera muy frágil en su forma exterior mirándola desde la superficie, no lo era en el fondo. El vacío que se esconde en sus rincones esta impregnado de vida, de mucha historia paganas, hechicería y hasta de sabiduría . Nadie sabe como esas paredes de barro, material con el que construyeron la mayoría de sus casas sus primeros habitantes, han resistido hasta nuestros días logrando aplacar los duros embistes del tiempo y los vientos furiosos que llegan del mar en el invierno. Fue allí  atrapada en el medio del camino, en ese valle, entre las aguas calientes del mar caribe y las colinas de Topes de Collantes, unos de los puntos mas altos del país, justo en el centro, fue allí donde encontró por primera vez su amparo. Como si se burlara hasta  del mismísimo diablo, vaya tu si venia preparada desde un principio para los desafíos y las tribulaciones. Las cosas que tienes muchas veces que hacer para asegurarse de tener una vida eterna. Esta señora disecada en el tiempo por momento resplandece como el acero inoxidable, en otros, parece que se apaga. Solíamos cantarle antiguamente. "Trinidad la bella con su sombrero de guano, así decía un cubano cuando el hambre lo atropella...."jejeje...mejor no termino.A pesar de que ya no es como antes, con la situación pésima que vive el país, la canción ahora le queda como anillo al dedo y por eso es mejor quedarse con los grandes recuerdos. Así lo solía cantar mi padre siempre que llegábamos allí. Para mi, por mis recuerdos, yo asocio  a esa Babel de barro, de calles de piedras estrechas y laberínticas, con el paraíso en mis sueños de niño. Vaya tu  que recuerdos tengo de aquellos tiempo cuando esa pequeñas cosas eran para mi el universo. Poder tener un lugar así atrapado en el corazón como pedazo de una leyenda es toda una bendición. Nada como las huellas del tiempo y sus cicatrices intentando sanar un pedazo de la historia en esa danza para yemaya. Podría hablarles de todo lo que  hace especial una ciudad así y no me cansaría, me explico mejor?. La otra mirada, esa que viene también del mar y que se ha quedado por el salitre alojado en su propio   mundo marino de historias impregnando a la religión una manera de ser que ha moldeado a sus gentes, diferentes, las mas populacheras, folklóricas, coloridas y paganas posibles. Dejando ese  sabor dulce y amargo en la época de la esclavitud, de la sabrosa caña de azúcar, los ingenios, el sudor del trabajo duro y los malos tratos, vaya usted a saber cuantas cosas mas. Así es que se ha nutrido por generación y de esa forma hoy sobreviven, interpretando una vez mas esa melodía hasta el cansancio, la que heredaron de sus ancestros. Es una pena que siga detenida en el tiempo. Y tenga que salvar el pellejo mostrando sus viejas cicatrices como si todo lo anterior no haya servido de nada. Es de la forma en que viven,  rodeada de la nada en medio de la inmensidad, porque tener ese hermoso mar azul tan cerca es toda una bendición, un milagro...y para los Trinitarios de hoy es solo la manera de buscarse el pan día a día con la visita de los turistas a el lugar, porque lo que es la ciudad parece que se derrumba solo con la mirada del sol al mediodía. Cuando hablo de la otra mirada me refiero a quienes la viven, la vibran, la sudan y la sufren con la pasión de encontrar siempre un motivo para celebrarla, regalando cosas, cultivando sus rincones y eso era hermoso verlo en sus habitantes en tiempos atrás. La mayoría artesanos, músicos, escultores, usureros, pregoneros, marinos. Artista en el arte de vivir. Estos sitios castigado por la historias, curtidos en leyendas vivas, tocados en lo mas profundo por la decrepitud, esos, los que por ellos parece que no ha pasado el tiempo, ni la propia mirada. donde ademas se detuvieron los relojes esperando por el auxilio de dios y así continuar la marcha. En Trinidad la prisa no existe, se fue de rumba, allí la historia no ha encontrado otro consuelo que vivir del cuento y por eso, es imposible hacerlos pasar desapercibidos. sin embargo, ellos se niegan a ser ese museo de ceda a que les tienen condenados y eso es lo que para mi, en general, le hace sumamente atractiva,  de esa mirada es la que hablo y esos son los sitios que en realidad me gustan, despiertan mi curiosidad, porque desafían el tiempo y a la ley de gravedad.El espíritu indomable de quienes la fundaron, hacen que una pequeña ciudad de fango se levante del lodo. Trinidad es única. Visito siempre ese lugar. Alli puedo mirar atrás, perder el norte por unos segundo y regresar al presente por unas de esas calles de piedras no sin antes recorrer cada etapa de mi vida. Porque siempre de alguna forma regreso. Detenerme un instante en cualquier esquina...y que lluevan los recuerdos casi imperceptibles. Que bailen por esos caminos de piedras con horizontes azules. Bajo el calor, el fuerte resplandor del 🌞 y el verde puro de las montañas que van a bañanarse en el mar...Trinidad, la ciudad de mañanas con arcoíris tranquilos solo en la cima del campanario, allí, donde unico se detiene la brisa en ese gran secreto del alma, el arte de bailar.⚓🔔🔔🔔𓂢↴↴↴



Share:

viernes, 20 de marzo de 2020

🌅Detrás del Horizonte

  El hombre da un último paso. Se encuentra justo en el borde, más allá está el acantilado. Está solo ante el precipicio, frente a frente. Sabe que ya que nada puede hacer. Y es en ese preciso momento ante su propia vida es que se da cuenta, que esta es la única cosa que le tiene alejado del abismo. 
                                                   
                                                                                         Gekko. 
                                                                                     WallStreet..film

                                                                      " Horizontes "

..El camino que nos llevaba al mar parecía mucho más largo cuando mirabas a lo lejos por esa estrecha carretera que serpenteaba mientras nos movíamos tranquilamente en aquel viejo Chevrolet Bel Air del 57 de color rojo y blanco como su propio destino, de pedazos enzarzados en años, en aquel rígido caparazón que revelaban una pizca de sus heridas. Estos vehículos habían retado el tiempo y en sus cicatrices podías leer  la experiencia de cómo se bailaba el mambo por aquella época. Después de un suculento desayuno con mi padre, tomé un café, puse mis mochilas, estaban ya listas y así habíamos ido escapando silenciosamente de la ciudad. Buscaba un respiro. Sin llamar la atención comenzó la marcha. Tenía alquilado un taxi para trasladarme a otro lugar y había quedado de acuerdo con un vecino del barrio, que alegremente me hizo el favor de recogerme. Me encantan los viejos carros y si aún se mueven bien, son una bendición. No hay nada mejor que un buen aventón a esos sitos de dios cuando no tienes esas prisas. Por su tecnología moderna, parecía un vehículo de este siglo, que es mucho pedir. Aceleramos la marcha y media hora más tardes, estábamos en mitad del camino. El paisaje era excelente, magnifico. Me gusta el viaje por la carretera rumbo a las costas del sur de Cuba, que se encuentran por detrás de las montañas,  atravesando numerosos llanos misteriosamente te adentra en aquel bruto y verde horizonte lleno de inmensas colinas, esperándote como unos gigantes. Habíamos llegados al valle de los ingenios, este en su exuberante amabilidad apareció ante nuestros ojos. El chófer se había tomado una pausa. Mejor dicho una tregua. Desde que salimos no había parado de hablar. Yo no había dicho ni una palabra. Solo le escuchaba. Esta vez era la única, en que no decía nada, pero lo más seguro fue que leyó mis pensamientos e hizo lo más adecuado, detenerse en el camino. A esa altura empujados por el fuerte viento en la cima al moverse en ese espacio de la inmensidad sentías como si uno perdiese la gravedad por segundos. En el lado derecho todo estaba poblado de altas montañas, árboles en plena sequía que hacían relucir las palmas más reales entre el verde y el ocre. Castigados hoy por el azotes de las estaciones, la desolación y el abandono, habían dejado de ser hermosos escenarios dibujados por los surcos y los colores de las cosechas, los sembrados por doquier, los animales pastando a sus anchas, de esa manera en que el ayer se interponía ante tus ojos como una pesadilla, porque hoy eran lugares inhóspitos dañados por el desajuste infernal de las estaciones y el olvido de la gente del gobierno. Por estos días en que estaba por llegar la primavera llovía poco o casi nada y cuando lo hacía, no bastaba con su esfuerzo, era tanto con lo que tenía que lidiar, que esa agua no era lo suficiente para acabar con el virus de la peste que azotaba la ciudad. La escasez en todos los periódicos, titulares del día y en la boca de las gentes la desolación era una pandemia. Si el país está bloqueado por enemigo porque no hacen nada, es lo que me pregunto. A esa altura no sabía muy bien de lo que me hablaba, no le había hecho mucho caso a las noticia por entonces. Estaba de vacaciones. Ahora tenemos lo del coronavirus. Hablaba serio. Por el tono del chofer pareciera como si estuviéramos atacados por extraterrestres, es una plaga, dicen que viene de china. Salió del automóvil y respiro al viento. Aquí sí se está bien. Dijo el chófer cuando llegamos al lugar caminando. Luego agregó. El germen del virus no se adapta a países cálidos. Estábamos a mitad del viaje. Me había separado un poco y hacía ya unos minutos que no hablaba, le había dejado con las palabras en la boca. No había dejado de darle a la lengua en más de una hora y yo estaba casi molesto. Le conocía desde hacía mucho. Pero en tantos años antes solo habíamos cruzado unas palabras bien poco o casi nada. Como estas? Vas a estar mucho? Gracias a Dios estás fuera de Cuba. Como esta todo por allá. Y la familia, bien? Siempre las mismas palabras. No más. Como si lo único que importara es hola y un nos vemos pronto. Por lo que al escucharle hablar desde el principio, sentí que esta vez trataba de decirme algo interesante. Fue por eso que le dejaba descargar su rabia en todo el camino. Estaba cansado, tenía mucho sueño, el día anterior había sido también muy largo para mi. Pero las ganas de hablar que tenía el chófer, soltar esa carga que se le iba por encima de su zona de confort era tan grande, que intento en todo momento que no le perdiera ni pies, ni pisadas a sus historias. Hacerme eso a mí, que luchaba en vano, en contra de mi voluntad por lograr impedir estar entre dormido o despierto. En toda esa marisma, esa nube de polvo, el murmullo y el viento seco, no había pegado los ojos en todo el trayecto.

...Camine unos pasos cerca de la punta donde comenzaba el precipicio. Allí estábamos parados. No había peligro alguno en ese jardín del edén natural, más real ante mis ojos. Aunque nadie se detenía en el viaje por lo peligroso de la curva, la inmensa vista del valle de los ingenios captó mi mirada. No había un sitio más hermoso en la tierra para mi en ese momento que aquel extenso llano entre las colinas y más allá, rumbo a el mar.
...Los primero días cuando llego a la tierra donde nací son raros. Todo el mundo habla a la misma vez. Son así, yo no puedo cambiar nada. Yo solo les escuchó. Hablar es su pasatiempo. Hablan de todo por supuesto, pero refiriéndose siempre a sus problemas, no hay otra. Es así de triste. no hay otro tema. Ustedes lo saben no voy a andarles con lujos de detalles. Cuando sientes que las cosas no tienen sentido no puedes seguir dándole vuelta como un trompo, porque asfixian. Pero es como un coronavirus de esos. Es una plaga que no tiene frontera. Lo mejor es estar aislado. Los rumores sobre todo, son una de esas enfermedades que proliferan cuando se enfrentan a un sistema inmunológico débil. Que haces cuando el mundo te deja atónito, paralizado, con la boca abierta. Lo mejor. No buscarle más defectos y comenzar a hacer algo bueno con tu tiempo, es posible que las grandes respuestas estén del otro lado de la esquina...y eso es lo que sentía en las palabras del chofer. ...Llevaba más de una semana en una inactividad total y era la hora de girar más hacia el sur. Había quedado con una amiga que me esperaba y mi único objetivo era estar cerca de la naturaleza. La bendición del dios olofi. El chófer que había dado unos pasos, regresó al vehículo y se quedó quieto mientras fumaba un cigarrillo. Minutos después continuamos la marcha. Ya no se hablaba nada y a mi se me había quitado el sueño. Encendió la radio. Vaciló jugando con algunas estaciones y el sonido de las altas frecuencia era insoportable, hasta que definitivamente la apagó se acomodó al timón y comenzó a disfrutar del viaje. Casi media hora después, rompió su silencio. Ya queda poco, no sientes el olor del mar. Me soltó con una sonrisa. Era curioso su rostro, ya no estaba tan enfadado. Su semblante había cambiado por completo tan solo después de detenerse por un momento en el espacio vacío de la cima de esa montaña.. Buscaba un respiro, en eso me fije. Una dichosa parada en un lugar poco común y olvidarse del mundo por un rato, como a mi. Frente a frente ante la nada y en la compañía de un desconocido y créanme, ese instante lo había encontrado...La verdad que ahora mismo el mundo da miedo. Me dijo al fin. Está muy frágil, le hemos hecho mucho daño...Ahora mismo no hay lugar seguro, ni sitio para esconderse. Y la verdad se los digo. El chófer tenía razón.
Mientras los pequeños pueblos pasaban veloces, apartados, inertes, unos detrás de otros, tan solitarios ahora, abandonados por esa niebla de siempre y condenados en la tranquilidad como risas en el cementerio, el chofer los nombraba uno a uno, era su señal de victoria, la proximidad a nuestro destino estaba cerca. Antes él decía las cosas de una manera dura, cortante, en una actitud seca como si se le fuera la vida en cada palabra. El de la amarga sensación que te deja el tener que tragárselo todo sin tener que chistar. Sin embargo desde que se detuvo allí, pareciera que es ya un hombre diferente. Hasta su tono de voz había cambiado. Su mirada hacia adelante, fija en aquel horizonte lo denotaba. No había nada que temer. La gente necesita siempre tiempo para desahogarse de la indigestión, es de la única forma que se puede poner las cosas en su lugar. Esa es la medicina. Los tiempos allá fuera van tan rápido que son como un rayo de luz comparados con los de acá, en Cuba donde nada se mueve. Asi es y luego agregó...No se lo que es peor. De momento se que cada día esto está peor. aquí y allá. Lo dice mi familia en Miami. Para qué andarse con cuento. Todo está muerto con este virus y la gente comienza a entrar en pánico. La solución, esa es la pregunta y esta en el tiempo. Es una adivinanza. Debemos aprender de una vez como hacer las cosas mejor, escuchar más, porque la verdad que siento y no soy nadie para decirlo, que si esto sigue así, patas arriba. No me atrevo ni a mirar el futuro. El principal problema somos nosotros mismos. Que hemos terminado olvidando lo que realmente vale la pena. El tiempo que tenemos en nuestras manos, es oro. Mira, me dijo. -Ya nadie escucha. En esta carrera de loco lo único que uno aprende es a sobrevivir a duras penas y esto así de seguro, no garantiza la vida...Yo paso el día buscando mi dinero. Unas veces aparece y otras no. Cuando lo tienes no sabes que comprar...que es lo que te hace más falta. Cuando logras reunir un poco, es como rogar en el muro de las lamentaciones para que se produzca el milagro y esas colas?...oh Dios. Me tienen sin cuidado las cosas. Así, que lo único que me trae salud son las noches tranquilas en familia. De allí no me muevo. Estoy rogando que aparezca ese milagro. Quedaba poco y en ese tramo al avanzar, la carretera se volvía mucho más plana y ancha, estaba en mejores condiciones, el verde a su alrededor era tirando a un amarillo pálido . Tenía la grata sensación de que había descendido a una pista de aterrizaje, la velocidad en que nos movíamos te hacía pensar que avanzabas como en cámara lenta. -Quien dice que no hay problemas?..Agregó el chofer apuntando afuera. En tiempos anteriores esa parte del camino era muy hermosa. Una gran arboleda sobre todo mangos y aguacate. Numerosas caballerías de tierras pastadas vibrante de color, surcos en hectares a la redonda. Esas ganas de vivir. Aquel olor a tierra mojada, el sudor, el arte y el sentir de los campesinos que amaban su tierra, la herencia de la vida en el campo venían con ellos en sus entrañas. Esas tierras han alimentado a miles en generaciones anteriores. Te lo digo porque yo vengo del campo. Uno le ponía lo mejor a la tierra sabiendo que en el fondo el mensaje era mutuo. El mismo. Si tu me cuidas, si me pones atención, yo te alimento.
Hoy solo queda enormes hectáreas de bosques abandonados cubiertos de esa maleza, de la yerba de guinea y el marabú. Estas también son como un virus, te pueblan rápidos los lugares desiertos, como una plaga. De entre el filo de las hojas de guinea y las espinas de la mata de marabú, nadie se salva. Mientras encuentras una salida, el que se escapa, queda puesto y convidado. Me miró otra vez y luego giró los ojos fijos en la carretera. -Soy médico. Deje la carrera de ingeniería veterinaria que era lo que más me gustaba y aquí me ves, manejando un taxi para buscarme tres pesos. 
Por ocasiones perdía otra vez su voz. Pero dejé de escucharle con el sonido del viento. No me interesaba estar escarbando en cosas del pasado. No tenía la intención de mirar detrás, así de sencillo. Ni siquiera una vista por el espejo retrovisor. Lo importante era aquel horizonte inmenso donde después encontraría el mar. Perdía por instante la conexión con sus palabras por lo que era más preferible dejarse llevar con el juego de las olas en mi pensamiento. El mar estaba cerca, yo lo sabía y ella estaría esperándome allá. Sólo llevaba conmigo la gran sensación de recorrer de nuevo la vieja ciudad, como otras veces y caminar por los alrededor de la playa. Pero eso tenía que esperar. Así que me recosté un poco dejando correr el aire y puse la mirada otra vez en el horizonte. Otra vez las montañas que no dejaban ver bien lo que quedaba más allá empujaban a ese cielo azul perdido ahora entre tantos colores como cantos de sirena. La parte izquierda del camino robó mi atención de una vez. Aparecía de repente con otro pequeño valle entrando a una nueva curva, dominando el paisaje con algunos que otros bohíos y matas de coco, como casitas de un juego en miniaturas. Tomamos la nueva carretera evitando el centro de la ciudad y cortamos rumbo a Casilda la pequeña localidad de pescadores que estaba en lo último bordeando la costa. Tiramos a la derecha buscando el camino viejo atravesando la línea del tren y surcamos una gran cantidad de baches. No estaban tan mal sabiendo que de repente entraría en el mejor tramo de la carretera... eso ocurre en tan solo minutos. Al dejar atrás las ruinas de la línea del tren, esa siempre es una parada obligatoria, subir por encima de una lomita infectada de huecos, charcos, que tienes que saltear buscando con suerte el equilibrio. Llega lo mejor. Esta divide todo el perímetro de playa con el pueblo y son varios kilómetros con esa vista azul de frente. El camino viejo. Con solo bajar la línea, te cautiva, porque entras en esa zona rodeada de agua, como diminutas islas pantanosas de arenas, algas y manglares. Habitadas por pájaros, cangrejos, caracoles, erizos y todas esas aves de mar. Es un oasis virgen que parece un pantano. Cayendo de pronto en medio de un arrecife donde todos los caminos conducen al mar, allí, detrás del horizonte donde ella desde hacía un rato, me esperaba.



Share:

jueves, 19 de marzo de 2020

👁 La grandeza humana


🦋 Muchas veces las cosas que necesitas tener en la vida, no hablo de una casa, tampoco de ropas elegantes, ni de zapatos caros. Hablo de gente que aparece cuando menos los esperas y de la forma más surrealista posible te dicen esas cosas que cambian tu vida para siempre. La primera vez que puse atención a alguien que me hablaba de grandeza, esa palabra tan complicada en mis oídos, fue de la persona que menos la poseía. Al menos para mi en ese momento. Eran los años 90, el país era un asco y su vida se desmoronaba en pedazos como castillo de naipe. Por aquellos días vivía yo en mi pueblo y mis penas eran mucho mayor que mis glorias. Hoy es domingo y les traigo algo diferente. Un cuento, para que lo lean cuando les apetezca. A ver si les ocurre lo que a mi cuando descubrí lo que era realmente eso de la grandeza. Desde ese sublime momento no le he perdido ni pies, ni pisada e intento llevarla al menos de la mano, para que no se aleje y mirarla a los ojos desde mi esquina, como si fuera un elegua. Lindos días para todos desde los alrededores del rio thame.

"Nunca subestimes el poder de los sueños, ni de la influencia del espíritu humano. Todos somos iguales en esta noción. El potencial de grandeza, vive dentro de cada uno de nosotros"
                                       Wilma Rudolph


                                                       Los ojos de la grandeza


         




...Lo que tiene que ver con la grandeza de una persona está en su actitud en cómo se enfrenta a los problemas. Es la pura verdad. Saber como te los quitas de encima cuando no los esperas. Esquivando los golpes se llega muy lejos. No puedes luchar nunca contra lo imposible. Escucha, cuando tienes tantos rollos comiéndote las entrañas el cerebro no descansa. Como no haces más que darle la vuelta a todo una y otra vez, la cabeza se calienta y la calma desaparece. Adiós. Los malos pensamientos se llevan todo lo que tienen por delante, son una aplanadora y como no encuentran una salida, se vuelven una carga bastante pesada de llevar. Lo mejor en estos casos es no echarle más leña al fuego. Una cabeza hirviendo es una bomba de presión. Si logras liberarte de esa basura que no te deja vivir, todo cogerá de nuevo su paso. Pero ya te dije, es difícil. Asi me dijo un día mi amigo Valladare.  

 Él, por entonces era un hombre mayor, peinaba canas y yo todavía muy joven. Aunque ya no está, voló hace mucho tiempo de este planeta, partió buscando una mejor vida en otro, jamás olvidaré esta palabras que agregó después. La grandeza no está en los valores de las cosa que adquieres a lo  largo de la vida. Que no? Así le respondí intentando decirle que estaba en un error y se dejara de bobería. Estábamos tomando unos tragos de ron en la acera de su casa y ya estaba medio borracho, pero hablaba en serio. No te creas todo ese cuento. Me dijo. He conocido a gente que lo tienen todo y que son muy malas personas y otros que no tienen nada y son increíblemente buenos. Me contó varias historias y hasta me puso ejemplos de gente maravillosa y de otras que son como el diablo. Esas palabras viven tan dentro de mí, que la oscuridad de aquella noche en la esquina del barrio no ha podido apagar aun la claridad que dejó en mi memoria. A Valĺadare le conocí por aquel entonces disfrutaba de una buena etapa de su vida. Estaba casado con alguien de la familia y le visitaba casi todos los días. Su matrimonio no duró mucho y después de esto, su mundo se desmoronó y la mala fortuna se le vino encima y se llevó lo poco que quedaba de él. Lo digo por que casi todo el mundo lo abandonó y como habían muertos sus ganas, ya nada le importaba mucho y hasta su aspecto personal dejaba mucho que desear. Aunque  andaba sucio, todo lo que usaba le hacía parecer elegante, seguro, caminaba como si nada fuera con él,  jejeje.. un dandy. Era alto y al hablar te envolvía con su voz ronca de trueno y segura...Casi no tenía que comer, pero se inventaba unas historias que quitaban el hambre a cualquiera. Como la de los libro raros que leía y repetía tantas veces que me sentía obligado a leerlos. Una persona así, es siempre muy querida en el barrio.
.....Hay gente que no tiene nada, que la vida los arrincona hasta el desprecio, que  los aniquilan sin piedad alguna y aún así, en medio del abandono no se dejan engañar por la fuerza de la mirada. Este es el caso de mi amigo, aquel hombre viejo  y muy servicial, que me habló de la grandeza, algo tan esquivo por esos días, como si en realidad fuera lo más inmenso de este mundo. Cuando yo sabía que a él casi no le quedaba ya tiempo para disfrutarla y se desmoronaba como su propia casa en ruina de aquella esquina triste y solitaria en medio del país hundido hasta el fango por un terrible período, que ellos los de arriba, llamaban especial, porque nos disecaba como figuras de un museo de cera. Hace ya mucho tiempo que el no esta, ya lo dije. Se fue de rumba. El alcohol  y la mala vida lo llevaron hacia un lugar mejor..Estoy seguro que allá lejos, mi amigo encontrará esa grandeza de que tanto hablaba. Pero me dejo algo. Y de eso quiero hablarles.  Lo que para mi parecía algo complicado y a la vez tan difícil de alcanzar, era tan sencillo para él, que la pude reconocer en los lugares más cercanos de aquellos días, hasta podía tocarlas con mis manos.  No, el no hablaba de la familia Rockefeller, ni del Presidente de los Estados Unidos, tampoco conocía a Madonna y aunque era un Capitán retirado del ejército, nunca le escuché hablando de la revolución cubana, ni de aquellos que vivían como señores feudales, ese no era su tema. Su universo eran la gente del barrio,, para eso tenía un olfato  afilado como las fieras. Fíjense ustedes de lo equivocado que podemos llegar a estar al pensar que todo es color de rosa y poner a las personas en un pedestal solo porque lograron asombrarnos una vez. No soy de esos que adoran a sus héroes tan fácilmente,  nunca lo he sido. He aprendido que a  estos se les miran a la cara, si se dejan. La diferencia no es mucha cuando los tienes frente a frente. Este es el planeta tierra y si no aportas nada, una buena idea, un gran momento que cambia una circunstancia y si no entregas lo que has ganado, si lo tienes solo para ti, sino lo compartes, nada de lo que poseas te hace diferente o superior. Sino un granuja oportunista y avasallador.  


      No me gusta especular sin razón, lo que no es sano no tiene que ver conmigo. Hablo de esos que viven dentro de sus propias burbujas  y le importan un carajo las cosas de los demás y todos aquellos que lo siguen, tan solo por vivir del cuento. El secreto está en la mirada. Esa fue la lección que aprendí aquella noche. No se puede adorar a dioses falsos por el solo hecho que tengan todo aquello que tú no posees...dinero, un coche de marca, un lugar estratégico donde puedes decidir por tu propia voluntad. Un traje de cachemir o la corona del Buckingham Palace. Tu tienes tu vida y eso ya es bastante, así que lo mejor es buscar que vas a hacer con ella antes de estar preocupándote por eso que te llama la atención de la gente. Porque si te crees todo ese rollo que flota en el aire y todas esas especulaciones o pompas de jabón, pecas de estúpido. Es allí en donde esta el viejo truco...Huir de la manera en que el cerebro  se inventa toda esa historia. Cuando miro atrás y veo quienes son las grandes personas que he admirado por alguna razón, aún en los tiempos del barrio  y hasta hoy mi forma de pensar cambia. Tenía razón el gran Valla, como le llamábamos. Una vez pensé que la grandeza estaba sencillamente en convertirte en el más popular del barrio. Llamar  la atención y tener a tu disposición todo aquello que la gente carece. La grandeza se confunde con el talento y la idiotez de cómo usas la oportunidad para llegar a los demás. Sin embargo cada quien es como es. Lo digo por mi. Son muchos lo que intentan especular sobre mi vida, los encuentro a diario. Pero nadie sabe a ciencia cierta cual es la verdad, o la guarida donde el lobo devora sus miedos...Me muestro tal y como soy, no existe otra forma. Mi única fortuna está en acumular experiencias. Aun siendo una persona abierta que expresa lo que siente, nadie sabe en realidad de mi vida privada. Y no soy nadie. Pero eso es lo único que tengo y la cuido. No doy muchas coordenadas.  Para que, si siempre van hablar. Y si lo van a hacer, que lo hagan sin fundamento. Ese tiempo que emplean en escarbar mi vida yo lo utilizo para concentrarme en las cosas que realmente me interesan. A otro perro con ese hueso, a tantas palabras necias, oídos sordos y como no tienes que dar mucha explicaciones, pues a mi aire. La luz de alante es la que alumbra en los sitios poblados por la oscuridad. En esa dirección me muevo siempre y así de esa manera cuido de mi salud mental...La gente que vale la pena no suele llevar máscaras y a esas te las encuentras en el paso, cuando sabes adónde vas.
...No acostumbro a definir a nadie por lo que se dice de ellos a ciencia cierta. En eso soy muy extraño. Tengo amigos raros o difíciles de definir y busco siempre por donde quererlos. Ni siquiera las cosas que me metieron en la cabeza  mis padres me crearon un sentido claro sobre lo que es la grandeza y el cómo tratar a la gente. Sin embargo, en el momento que decides poner dentro de un trapiche, no encuentro algo mejor,  todos esos pensamientos inútiles, para que sean triturados, te pueden dar una buena pista. Cuando mueles todas esas experiencias y puntos de vistas absurdo, les sacas el jugo  y es cuando te das cuenta que todo eso que te ha ido obstruyendo el paso a lo largo de la vida no son más que actitudes mezquinas de las gente, que no vale la pena cargar con ellas. Cómo hacer de tu propio ser una gran persona,  no tiene que ver nada con agradar a nadie. Eso para que. Solo con el intento de volar a la hora del salto te hace ver siempre lo mejor en los  difíciles momento. Y no creas nunca que contar con el pasado te puede ayudar. Ese payaso es el mayor de los enemigos, que entra por la piel directo a las venas. El pasado es un parásito que se te sube a la cabeza  y todo lo que te deja después es un sabor a hiel tan amargo. La grandeza se pierde en lugares así, trillados, manipulados por gente sin escrúpulos que te chupan la sangre sin piedad, como no pueden ver más allá de sus narices, se conforman con tenerla allá lejos, en la cima de la montaña de otros como algo inalcanzable y no de este mundo...A quien no le gusta vivir  bien, tener éxito en la vida, acumular fortunas? Bueno de cierta forma esa, es un tipo de grandeza, la más conocida y a la que todos aspiran. La sensación de poder. Pero tampoco quiere decir que seas una gran persona por haber logrado tus objetivos de llegar a lo más alto. Puede que tu talento te lleve a lugares desconocido. Que la suerte te lleve de la mano y no te abandone. Que tu música en el mercado rompa los récord inimaginables y llueva café en el campo. Que la fama se te suba en una cama de oro y tus sueños queden atrapados entre sábanas de sedas  o te sientas Dios una vez que has hecho algo casi imposible o bueno para lo demás y como ganaste el apoyo de todos, eso te hacer sentirte  especial, único. Un Michael Jackson. Hay mucha gente interesante que no tiene nada. Que vive el día a día y le saca el jugo a la vida. Esos que tienen tanta fuerza que con sus miradas cambian las cosas, mueven montañas...alteran el ciclo de las estaciones, caminan sobres las aguas del mar rojo provocando un milagro de la nada.  Hay otros tan sencillo como lo era mi amigo y aún hoy le enciendo una vela. Me reconforta saber que el esta alli sin nada material que obstaculice su camino. Con su espíritu  sereno. Libre y sin deudas. En ese lugar lleno de luz donde la grandeza pierde el sentido y la gloria no es más que una palabra vacía. Es posible que no haya dejado nada, si apenas tenía para vivir, aunque luego me he enterado que su casa, su única pertenencia, la puso a nombre de una chica del barrio. No una muchacha cualquiera. Alguien que sufrió unas quemaduras graves en la cara cuando era una niña y que él  la vio crecer y adoptó como si fuera parte de la familia que nunca tuvo. Así es como se marchan los gigantes.. Valladare...a lo grande. Yo... ya no me acerco mucho por aquel lugar, me cuesta saber que ya no está. Miro su casa desde lejos, creo que es mejor así, desde la distancia y a aquella esquina ya no tan solitaria donde él, una vez me habló de grandeza.



Share:

🇨🇺 Viajar a Cuba


Hay  historias que tengo que sacar de dentro de mi porque sino no reviento. Así soy de simple o de complicado, quien sabe. Esta de hoy, fíjense que de fondo lleva una batería para cojer la marcha y un cafesito caliente, mi prefeido. Pero no vengo a hablarles de música. Sino de sangre,  de esa que corren  por nuestras venas y nos crean el ritmo. Esta historia no tengo más remedio que contarla.  A veces la vida nos pone a prueba. No para mostrar nuestras debilidades, ella, hablo de la vida, no es tan mala. Sino  que lo hace para que podamos descubrir en el fondo, nuestra gran fortaleza. 
 Existen diferente tipos de gladiadores. Y ese es el tema poco común de hoy. Puede que algunos insignificantes, pero no para mi...No acostumbro a perder de vista a héroes de batallas cotidianas como los del día a día. Gladiadores de pequeñas guerras, frágiles y duras al mismo tiempo. Héroes que en sus batallas le hacen un guiño a la muerte para que sus derrotas cotidianas le devuelvan la sonrisa. Tampoco les voy a decir de quien se trata. Todavía no. No les mata la curiosidad?. Alli debajo les dejo el link de mi post..No se dejen impresionar como me paso a mi, que aún tengo la rara sensación  que cuando hablo de esa persona es como si hablara de algo prohibido,...de algo de lo que no he hablado nunca. Interesante no?
✋ Ah y comente el post 😅que se les agradece. Saber que conversan vale la pena. Un abrazo...➡️📩
Share:

miércoles, 18 de marzo de 2020

"Venecia ciudad imposible".

                                                        Venecia ciudad imposible


                                               
  ....Durante mas de 1500 años, Venecia ha sido la ciudad imposible, valientemente sola, que ha desafiado el tiempo y la marea, sentada, sobre la base endeble de esas diminutas Islas fangosas en el mar Adriático. Esta tan rodeada de agua, que fácilmente podría sentirse abrumada. Venecia es un monumento para la humanidad que sobrevivirá en una lucha cruda, sin frontera, contra las fuerzas de la naturaleza…y aunque el hombre hasta ahora ha ganado la lucha…la naturaleza podría tener todavía la ultima palabra decisiva…Esta es la historia que le cuento a mi hija y que quiero compartir con todos..me gusta contar las cosas que valen la pena, así he sido siempre…Yo no se las fuerzas que mueven a otros a hacer lo que hacen. eso es un misterio…pero lo que realmente se, es lo que me mueve y es así que vivo.
   Cuentan que mientras que en el resto de Europa en la Edad Media, se construían castillos temerosos para su protección…Los venecianos construían palacios abiertos para mostrar sus propias riquezas…Ellos habían acudido a estas lagunas en el norte de Italia en busca de refugio y rodeados de agua, se sintieron bastante seguro. Fue esa la otra razón por la cual, por su llamativa confianza, y ansias de libertad, comenzaron a usar su domino del agua, para crear un imperio, que dominaría la civilización occidental……Desde el momento que huyeron a la laguna, los venecianos se vieron obligados a convertirse en maestros de barcos. Era la única manera de poder moverse. ademas de que también tenían que comerciar a lo largo y ancho para poder sobrevivir…

...En la Venecia de entonces, como la de ahora, todos los aspecto de la vida cotidiana estaban dominados por el orden…la mejor forma de crear un lugar único, de eso no cabe duda , donde lo normal y lo poco común, van de la mano…Y hoy en día, como si aterrizaras en otro mundo, puedes dejarte llevar por esa sensación, de que la prisa y todas esas excentricidades, de las que nos es ya muy difícil escapar en nuestras mente, son enfermedades de una sociedad moderna...En Venecia, todo va en barcos, desde la entrega de todo lo que tiene que ver con las necesidades vitales, hasta los servicios de emergencias y los pasajeros de negocios…..Los primeros venecianos fueron tan inventivos en el diseño de sus barcos como lo fueron con sus iglesias y palacios...Hace mil años ellos inventaron un nuevo tipo de barco para deslizarse sobre los canales pocos profundos…la góndola, que esta construida para ser maniobrable, incluso en los lugares mas estrechos…e inimaginable, tratando de encontrar ese equilibrio con la naturaleza y de que tu mente se dejase llevar, en ese viaje o zic zac de la marea…las voces de la gente al pasar y la tranquilidad de un mundo, donde los coches y las bicicletas son como objetos anacrónicos..…La ciudad del agua, donde el lujo fue sinónimo de su nombre, es un lugar de notable arquitectura y una belleza verdaderamente única…Venecia a sobrevivido en gran forma hasta nuestros días…es ya, una frágil leyenda del orgullo antiguo, obra de arte…y con mas de un toque de pura leyenda melancólica….
                                                                                                    📮    Murano y Burano

Eso del espíritu aventurero viene de los mercaderes venecianos. Descubrir mundo, es la verdad y eso me fascina. Lo escuche por primera vez en la Escuela de mi barrio, ya tu sabes, los mayores con sus dichos,. Siempre me llamo la atención eso de cambiar de aire. Cuentan, que el mas grande de todos llego a China a finales del 1000 y algo. Y según leyendas, trajo a casa un nuevo tipo de cocina que los Italianos no habían visto nunca...🍴la pasta... jejeje…Marco Polo, asi se llamaba, puso las mentes europeas a correr con sus cuentos increibles de las ricas bestias exóticas y con su mentalidad abierta le dio matices a las costumbres de su época, las lleno de colores y misterio...Tradiciones que aun perduran en ese tipo de acuarela viviente como la de Murano,..Burano. Allí, los pescadores desde el mar dibujan con una silueta a un punto de color en la tierra donde fácilmente podían localizar sus casas. Bueno, esa es la leyenda aunque tenían motivos que solo Dios y la inquisición saben, el pecado mortal....Esos viajes inspiraron a otro italiano a una nueva forma de llegar a China por mar…Su nombre era Cristobal Colon…Con toda esa nueva forma de vivir, egocéntrica, Venecia le dio al mundo en su época de esplendor algunos de los mas grandes artistas. Las obras de Venus, Vulcano y Martes. en la Basílica de San Marco's, el Palacio de Ducal con esos murales en el techo, junto con.la ascensión de Cristo de pintores como Tintoretto y el Veronese…y de compositores como Vivaldi…la llenaron de música....Fueron ellos, los venecianos, quienes dominaron el comercio en el océano por Century, así fue, Pero ocurrió en 1492, cuando en una misión por España, Cristobal Colon fue quien descubre las America,. Asi nos lo hacen ver, Abriendo de esta forma, un nuevo mundo para el comercio de Europa, créalo o no….y otra forma de contar a todo, la Historia de su lado....bueno mi gente...creo que contando un poco de cosas que se me ocurren, hace que todo sea menos aburrido no?..al estilo Marco Polo, jejeje, ha sido una inmensa travesía..... Estoy ahora en el aeropuerto, que lleva su nombre de regreso. y la music..." 🎶(((🍺🎵.Que profunda emocion, recordar el ayer....cuando toda Venecia, me hablaba de ti ...una Gondola va.....en el atardecer"





Share:

Horizontes

Horizontes

VISITAS

👇Deja tu opinión


🌞 VERANO

IBIZA, LA ISLA BLANCA

                                                                                                               La playa de los Molinos.    ...

📝 Bloggers

Sigueme por Email 📩

Mas historias👇

Con la tecnología de Blogger.