Blog de historias, reflexiones, puntos de vistas. La vida, viajes por el mundo. Otra manera de narrar lo cotidiano. La gente y sus misterios

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta playa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta playa. Mostrar todas las entradas

domingo, 22 de marzo de 2020

IBIZA, LA ISLA BLANCA

                                                    
                                                         La playa de los Molinos.                         
                                              
                                                 

♥️....Que si existen esos días de mala muerte? Claro que si.Todo el mundo los ha tenido. Para que andarse con tanto cuentos. Hablo de esos días en los que crees que hasta el mismísimo dios te ha dado la espalda. Pero para serte sincero, esos golpes ya a mi no me asustan.  Cuando llega la mala racha, cambio de historia. Me tomo un respiro para recargar de nuevo las baterías. No puedo dejar que me domine el aburrimiento ni las malas vibraciones.  Por lo que me invento una nueva aventura. Así de fácil. No me tomo las cosas tan en serio. Para que, si ya el mal viene caminando. Esa es la vida y no tienes más remedio que cargar con toda esa basura sin darle la menor importancia. Dios llega siempre en los momento  en que baja la marea. Es siempre así, le gusta la tranquilidad y los lugares con mucha calma. Llega sin avisar y de muchas formas. Pero, debes de estar atento a esa llamada. Si dios llama es por algo. Así que no te puedes hacer el imbécil. Coje el teléfono de una vez y contesta. A lo mejor está aburrido también. Quien sabe? En estos días con tanta confusión cualquiera pierde hasta el norte.... Esta historia que les voy a contar me ocurrió hace poco....

                                                 



...¿Este es el camino de la playa de los molinos? Me pregunto ella. Pero al principio casi no le entendí por su acento puro en inglés. Me giré y apunte allá debajo a la playa. No se podía ver bien por el resplandor del sol, tampoco su cara que se me borraba por entre las rendijas de mi mano. Se está bien aquí no?. Sí, esta fue una playa hippie hace algún tiempo. Antes colgaba un cartel muy grande con una señal; Melrose, como la  legendaria avenida de Los Ángeles. Eso no estaba mal, porque la verdad es que de vez en cuando aterriza uno por acá. 
-¿Melrose? No entiendo. 
-Hablo de ángeles, le respondo en inglés y ella se echo a reír. 
-Tiene muchas piedras alrededor. Dijo en español tirando la vista a lo lejos bordeando con un giro la costa.
- Está rodeada de rocas, pero tiene mucho lugares donde puedes nadar. A la sombra de ese antiguo castillo. Me gusta la libertad y voy detrás, siguiendo su olor. Ella se rió otra vez. Ya veo que se está bien. Me hizo un gesto al libro. Ah...Pasando un rato hasta que baje el sol. Agregué. Qué lees? Me pregunto ella. No se, le dije. Intento escapar un poco. De donde quieres escapar? Con este escenario. Miro al mar. Na, es una broma. Le mentí. Había llegado a Ibiza huyendo de la ciudad y sus terremotos. Tenía la cabeza en llamas, varios meses sin salir de Londres y cualquier cosa estaba bien para no pensar. No quería dar muchas explicaciones de por qué estaba leyendo y sentado a la sombra de frente al mar. Esa es una larga respuesta. Tu lees? Le pregunté. Si y mucho, pero solo cuando tengo tiempo. La vida en la ciudad no da para mucho. Bueno entonces no hablemos más de la ciudad. Fui yo el que señaló esta vez en dirección a el mar. Está lejos de mi mente. Intento que esta no perturbe a mis pensamientos, al menos por unos días. Eso es verdad. Me respondió ella y siguió su camino.
.......El mar se veía inmenso desde la gran piedra una enorme sábana azul que lo cubría todo tranquilamente. Las mareas estaban bajas, ocurre siempre a esa hora, pero cuando llega la tarde rugen tan fuerte las olas, que parece que sus sonidos empujan a las piedras. Pero las olas en esta parte de la playa en la noche son sumamente tranquilas y tiernas, ese es el misterio. Estaba otra vez metido en el libro, el mar y no se que, cuando escuché otra vez. Creo que acá se está mejor...Era ella otra vez. Colocó la toalla a unos metros de donde yo estaba sentado, se puso las gafas, me miró, se acomodó y se acostó a tomar el sol de frente al mismo fuerte resplandor que molestaba en mi cara, donde yo casi no podía ni mirarla. De repente cerré el libro. Ya no me interesaba para nada. En ocasiones me cuesta recuperar la concentración. Me puse mis gafas, mire al infinito y respire hondo el aire puro. Me dejé llevar por el viento de ese mar con fondo azul y en el medio aquella silueta dibujada como una brújula que rompía el horizonte marcandome el norte entre las piedras. Uno de esos cuadros del museo del Louvre colgados a la pared. Que cosa esta. Me dije. Ni leer en paz te deja la vida ...Dios, gracias a ti por anunciarme de que nadie está a salvo de la tormenta. Este es todo un detalle de tu parte. Me quité las chancletas y puse las gafas en la mochila. Me levanté de un tirón, caminé unos pasos muy cerca de ella. Hacía mucha calor. El sol se pone aún más desobediente en esa parte de la playa sobre todo en el mes de Julio. Me moje la cara, salpique mi cabeza y entré en el agua  con la sensación que venía de otro mundo.  Buscando un algo de oxígeno como un pez. Era preferible refrescar, nadar un poco y llegar hasta la otra piedra. Sabiendo que al regresar ya no estaría tan solo.....🏊‍♀️📻🎶⛱

Share:

Horizontes

Horizontes

VISITAS

👇Deja tu opinión


🌞 VERANO

IBIZA, LA ISLA BLANCA

                                                                                                               La playa de los Molinos.    ...

📝 Bloggers

Sigueme por Email 📩

Mas historias👇

Con la tecnología de Blogger.