Blog de historias, reflexiones, puntos de vistas. La vida, viajes por el mundo. Otra manera de narrar lo cotidiano. La gente y sus misterios

Translate

jueves, 19 de marzo de 2020

🇨🇺 Viajar a Cuba


Hay  historias que tengo que sacar de dentro de mi porque sino no reviento. Así soy de simple o de complicado, quien sabe. Esta de hoy, fíjense que de fondo lleva una batería para cojer la marcha y un cafesito caliente, mi prefeido. Pero no vengo a hablarles de música. Sino de sangre,  de esa que corren  por nuestras venas y nos crean el ritmo. Esta historia no tengo más remedio que contarla.  A veces la vida nos pone a prueba. No para mostrar nuestras debilidades, ella, hablo de la vida, no es tan mala. Sino  que lo hace para que podamos descubrir en el fondo, nuestra gran fortaleza. 
 Existen diferente tipos de gladiadores. Y ese es el tema poco común de hoy. Puede que algunos insignificantes, pero no para mi...No acostumbro a perder de vista a héroes de batallas cotidianas como los del día a día. Gladiadores de pequeñas guerras, frágiles y duras al mismo tiempo. Héroes que en sus batallas le hacen un guiño a la muerte para que sus derrotas cotidianas le devuelvan la sonrisa. Tampoco les voy a decir de quien se trata. Todavía no. No les mata la curiosidad?. Alli debajo les dejo el link de mi post..No se dejen impresionar como me paso a mi, que aún tengo la rara sensación  que cuando hablo de esa persona es como si hablara de algo prohibido,...de algo de lo que no he hablado nunca. Interesante no?
✋ Ah y comente el post 😅que se les agradece. Saber que conversan vale la pena. Un abrazo...➡️📩


               ☕ČĂŦĔŚĨŤŐ ČĂĹĨĔŃŤĔ


...Las personas fuertes, sonríen con el corazón roto.    Lloran con las puertas cerradas.  Y pelean batallas de las que nadie se  entera.   
     A mi padre ...       

...... Siempre que llego a Cuba, sin duda alguna es la primera persona que tengo en mi mente. Mi padre. Ese tronco vital de baobab de donde nace mi historia. No por casualidad me llamo igual.  Seguro que entre él y mi madre hallaron una buena razón, eso no se puede negar. La verdad que no se si yo le hubiera puesto a mi primogénito mi nombre. Seguro que no.  O sí. No se muy bien que parte del espíritu es la que sede en ese momento a la hora de seguir las huellas de las tradiciones. No soy de los que sigue las reglas porque si.  Ni tampoco las modas. Esa son cosas más antiguas desde las primeras generaciones bíblicas. Pero Adán seguro que  se tomó su tiempo, porque no llamó así a su primer hijo como él.  Cain así lo nombró. Ni tampoco estás cosas de los nombres vienen de los romanos, eso creo yo. Esto nos llegó de la monarquía. Los grandes reyes siempre han estado preocupado en el problema de a quien le dejan la herencia. Es de allí que vienen los tiros... Pero para mi lo más importante en ese asunto es que los nombres vayan identificandos a las personas a medida que estas emprenden su camino en la vida. Fijense si esto es genial que nombrar a una persona es el hecho más importante del mundo. Piensa en esto y escucha tu nombre.  Es como un ritual. La primera palabra que uno escucha cuando aterriza en este planeta y se asoma a la ventana. Asi que encontrar una razón para provocar una sonrisa a esa cara de alien, de un recién nacido debe de tener esa palabra tal fuerza, un significado interior lo bastante solido. Como los nombre antiguos de las tribus  indias, africanas. Escuchen?. El dueño de la inmensidad. Como suena eso?..El Señor de la noche. El guerrero del tiempo. Eso es maravilloso. No creen? Pero no es de eso de lo que vengo hablar hoy. Porque este guerrero con nombre de gladiador  no tiene reino ni fortunas. El tener el mismo nombre que mi padre me trajo desde muy pequeño muchos ventajas y desventajas. A la vez que me identificara rápido con la forma en que él se tomaba la vida. Con alegria, responsabilidad, viveza y música. No hay otra. Mi padre tiene un carácter muy fuerte,  mas bien diría complicado. En ocaciones impenetrables como los héroes de batalla no terminadas y treguas como la del Pacto del Zanjón. Fingense que a su larga edad no tiene arrugas irreconocibles. Es duro. Pero bien en el fondo, en lo profundo, es la persona más buena del mundo. He podido entender con el tiempo cuales son algunos de los motivos que han moldeado ese caparazón tan rígido. Tener que sobrevivir  en medio de la jungla en situaciones duras, provocaron que su actitud ante la vida, esté marcada por el instinto.  Saben lo que quiero decir? Seguro que no, pero se los explico.  Hay personas que no pueden controlar sus emociones, no pueden. Son como una bomba, sensibles al tacto.  Explotan con el solo contacto exterior. Pero este no es el caso de mi padre. Sin embargo les acerco un poco. No tuvo que pasar mucho tiempo para darme cuenta que mis ideas eran las más erróneas. Que toda mi equivocación era basada en  que yo solo veía mis puntos de vistas y no los de él, no estaba mal. Él era el encargado de mostrarme sus reglas del juego, para eso era mi padre. Y como no le entendía en la mayoría de los casos éramos como el perro y el gato. Los detalles de la gente de su edad, que no hallaba como explicarmelos. De muchacho yo no tenía tiempo para eso. Para sus historias. Solía pelear, en la casa, lo hacía por todo. Nunca lo entendí. Pero era muy dulce con mi madre, cosa que me hacia sentir muy bien. Porque eran un buen equipo juntos. Llegaba a cualquier hora del trabajo, controlaba muy bien el tiempo, eso me cabreaba, y me buscaba. Yo montaba en su bicicleta, no me decía nada y me llevaba con él. La mayoría de las veces a visitar a algún amigo, a la familia o terminar algún trabajo que esta haciendo por cualquier lado escurridizo de la ciudad. Cosa que a mi me molestaba mucho, porque tenía que abandonar mi mundo, que era realmente donde yo quería estar. Haciendo de las mías en el barrio con los muchachos de mi edad. Pero no, tenía que seguirlo aún en contra de mi voluntad y me quiaba la mayoría de las horas de mi tiempo libre. Pero eso si, a donde quiera que me llevaba intentaba satisfacer todos mis caprichos. Odiaba que me dijera lo que tenia que hacer, esa era la verdad. Era rebelde hasta ese punto, pero muchas de las cosas de las que me regaló, de las que me habló y personas a las que conoci aún hoy las recuerdo. Están aún frescas en mi mente. Yo nunca le entendí, repito. Sus fuertes palabras a veces me llegaron con mucho dolor y eso nos manruvo  un poco alejado a medida que iba creciendo. Fui creando cierta distancia. Pero en el fondo yo le adoraba como el a mi. Creo que porque sabía en lo más hondo que los dos éramos muy parecidos. Tuvo que pasar mucho tiempo y un águila por el mar para llegar a comprenderle. Es por eso que les cuento esta historia. Hemos tenido la relación más extraña del mundo. Pero aún hoy no se que nos une tanto, No somos de los que acostumbramos a tener una conversación, nos abrazamos poco, casi nunca. Eso es imposible. La gente disfruta hablar con él y yo de las cosas que dice mi padre. Lo mismo pasa al revés.. Él se siente la persona más feliz del mundo cuando me escucha conversando con la gente. Me admira...Sin embargo, nosotros hablamos poco. Asi es. No hace falta. A mi me encanta tenerle cerca. Ya de joven solía visitar la casa de sus amigos. La gente mayor y de barrio con las que crecí,  guardan una sabiduría muy especial y eso me atraía, ellos solían reunirse de vez en cuando para estar juntos y pasar un buen rato. Yo adoraba eso y cuando mi padre no era el que me buscaba, era yo el que iba a por él.  Siguiendo el olor de la pista que dejaba era muy fácil reconocer su huella en el camino hasta llegar a Roma. Hablabamos lo esencial, ya se los dije. Quieres esto. Me decía. Te gusta aquello. Límpiate la boca. No digas malas palabras. Come despacio. Tienes que levantarte temprano para la escuela. Jejeje. Donde estabas?. Ya tu sabes, la medida exacta para provocarme uno de esos temblores de tierra. En su trabajo era todo un profesional,  por no decir el mejor. Siempre lo estaban buscando. Lo solucionaba todo. Y encontraba el tiempo para la gente. Un superman. Todos los méritos y halagos que venían para él, cuando yo estaba cerca de una forma u otra también rebotaban  para mi. Así que a su lado me sentía siempre seguro. Era su hijo y me mojaba con la misma lluvia de elogios que caian del cielo. No me la iba a perder.
Desde que tengo uso de razón, recuerdo que en mi casa había un tocadiscos muy hermoso y raro. National. Una reliquia americana muy vieja, que junto con toda su inmensa colección de disco se convirtieron en el background de aquellos tiempos. Aunque luego después fueron presas del destino. Se lo comieron los comejenes. Pero siempre ha tenido los discos de orquestas como la Aragon, el Beny Moré,. De Ñico Membiela, Barbarito Diez. La Riverside. Chapotin, Tito Gómez toda esa vereda de.la gran música. Su punto débil,  por lo que la sala de mi casa parecía un santuario, no por las imágenes del sagrado corazón de cristo que colgaba en la mayoría de las paredes de los vecinos, en la mía no. La religión la llevábamos dentro. Con la fé no se jugaba en la casa. La sala estaba llena de viejos amplificadores de cables de colores fabricados por sus amigos con grandes bombillos y botones de diferentes tamaños, como una imitacion de los clásicos RCA Víctor hechos de una calidad suprema.
Me crié en un ambiente alegre y muy musical, entre amigos y vecinos deambulando, comidas y bebidas, porque en eso del buen gusto al comer, tengo que reconocer que sin proponérselo me dejo su herencia. La verdad que cuando llego a mi ciudad, solo pienso en encontrarle. El también me está esperando y muy ansioso aunque no se le note. Ya no es el mismo de siempre. Los años le han pasado factura y la situación del país lo tiene contra la pared aunque él  de esas cosas no habla. Yo siento mucha tristeza ver como se le derrumban sus fuerzas, porque comenzó a trabajar muy duro desde que era un adolescente y  no dejo de hacerlo nunca. He sido testigo aún hoy de lo comprometido que estuvo con su trabajo, con el que pudo llevar de la mano junto con su propia vida. También el  de ayudarnos a crecer y apoyarnos en todo. Pero lo más triste es que hace un tiempo se retiró. Allá el estar jubilado no significa absolutamente nada. Los beneficios son imperceptibles, por no decir casi nulos. Las condiciones para las personas de su edad son cada día peores. No es lo mismo enfrentar los duros obstaculo  cuando ya no te quedan fuerzas y la visión, que pierde su brillo se desvanece como si todo lo que te queda por vivir te dejará la triste sensación de que vives en una cueva. Bueno pero no todo es tan oscuro, aún así, él  no ha perdido su luz completamente, es un viejo roble con vida. El barrio sigue siendo su palacio encantado y lo disfruta como no lo pudo hacer antes, aunque no puede hacer las cosas que hacía, se entretiene dándole la vuelta a otras y así estira un poco mas su tiempo. Pronto voy a verlo. Ya es hora. Extraño ese olor a café de las mañanas tranquilas. Pasar unos días y disfrutar. Mi vida allá está llena de locuras, como acá, pero encuentro siempre la calma. Nada como disfrutar de la familia. Puede que pase la noche fuera, que las madrugadas se alarguen interminables entre risas y alcohol. Que el día ronde de un lado a otro, al derecho o al revés en mi vieja ciudad. Sin embargo hay una cosa que hago siempre y es una bendita religión. Mi padre aunque está ya muy viejo, bastante cansado y tenga sus otras rutinas, no ha perdido el norte. Se levanta muy temprano y va a por la vida. Esa es la magia del día. Toma un baño y pone el café al fogón. No se equivoca. Siempre el mismo ritual. Todo esto lo hace con la radio puesta a un volumen tan bajo que puedes descifrar las voces apagadas de los vecinos que murmuran en la mañana, se levantan con el rocio.  A mi me es muy fácil escuchar ese monotono silencio que sale de los rincones de la casa. No importa que no haya dormido lo suficiente. Que hace una hora me haya tirado en la cama. Nada me detiene, ni la propia resaca.  A mi lo que me despierta y me pone de pie de un tirón es ese olor a café. Me saca de la cama. A sido así desde siempre. Por eso me muevo rápido de mi cuarto a la cocina. Como un cohete. Entro por el pasillo donde le encuentro con un cubo regando las plantas y dándole de comer a los animales. Le encantan los perros, los gatos, nunca he entendido como es que se llevan tan bien. Yo le paso por al lado como un zombi. Le digo algo, lo que se me ocurra. Alguna tontería del día anterior y así conectarnos de nuevo. Pero solo eso. Nada más. El olor a café me lleva hasta la cocina donde me siento y le espero. Él  se toma toda la calma del mundo, la de los viejos de su edad y luego llega en el momento preciso.  Sabe que le estoy esperando. En silencio. Nada como a esa hora de la mañana en mi pueblo.  La tranquilidad es tan inmensa, que puedes tocarla. Ha pasado mucho, tanto tiempo y él lo sabe mejor que yo. Que no hay nada que decir.  Estamos otra vez juntos. El silencio nos basta para cojer fuerza. Porque una cosa, tanto mi padre como yo tenemos claro, que no importa los años que llevamos sin vernos, aunque intente cada vez que puedo ir a visitarle. Ni la distancia, Ni siquiera el tiempo han podido derrotar sus ancias de gladiador por el reencuentro y eso es difícil de disimular. El agua del café hierve y el único ruido en ese momento se pierde. El olor del café se hace más puro y fuerte. Todo está ya ha punto. No hay nada más delicioso que ese sabor en la mañana en la cocina de la casa de mi padre.- Vas a desayunar?...siempre me pregunta lo mismo desde pequeño. No. Solo quiero café. Mientras me llena la taza me dice. Fuistes a visitar a tu hermana. Se refiere a la mayor que vive lejos. Si, le respondo. Como esta la niña? Habla ahora de mi hija. Le das vuelta. Claro, eso siempre. Busca la manera que todo este bien con la madre. Por supuesto Papá. Eso le respondo. Ayer estuvo el Lobo aquí buscándote. Vino a verte. Se refiere a Pablo, el vecino del frente su amigo. Y Migue? Le pregunto, por el otro vecino que vive al otro lado. Ese, cada día más loco. Me dice. Pero Migue es bueno. Hace unos días trajo una mujer a vivir allí con él,  pero parece que ella no lo aguantó, porque se le fue a la semana. Él solo piensa en dinero...dinero y tiene esa casa que se está cayendo. Me tomo el café, dejo que el sol se levante detrás de las matas del fondo...Me siento unos minutos en el patio hasta que mi padre coja el ritmo del día. Y yo me vuelvo a la cama.  Es aún muy temprano y estoy de vacaciones. Su silencio es lo mejor para mi y me llega con un sentimiento de satisfacción. Esto se derrumba. Finalmente me dice. El no habla de la casa....que esta dura como el acero, ni tampoco de sus desiluciones. Por eso regreso siempre una y otra vez a visitarle, más ahora que le entiendo bien. Porque también soy padre. Y me acuesto con esa enorme sensación de paz de que por una vez más tiene la razón. El pais  se nos va a la mierda.


Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

ElioHorizontes

Horizontes

Horizontes

VISITAS

👇Deja tu opinión


🌞 VERANO

IBIZA, LA ISLA BLANCA

                                                                                                               La playa de los Molinos.    ...

📝 Bloggers

Sigueme por Email 📩

Mas historias👇

Con la tecnología de Blogger.