Blog de historias, reflexiones, puntos de vistas. La vida, viajes por el mundo. Otra manera de narrar lo cotidiano. La gente y sus misterios

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Libros. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Libros. Mostrar todas las entradas

sábado, 11 de abril de 2020

💫 ¡Exprésate libremente!

 Para expresarte en libertad, debes dejar morir primero esa carga que pesa sobre tus hombros, rendirte a todo lo de ayer....De lo viejo se obtiene seguridad y de lo nuevo....el flujo.
                                                    Bruce Lee.

                                                                                     

                                               Frotando la lámpara



     A veces nos cuesta tanto expresarnos. Es en ocasiones tan difícil de lograrlo, pero tan difícil, que cuando lo hacemos rápidamente pensamos en lo peor y nos angustia, como si en esa batalla entre el bien y el mal fuéramos a perder un pedazo de nosotros mismo. Y eso es lo que nos asusta, nos cunde de pánico.  Pareciera como si la única solución a ese problema es meter la cabeza en el lugar más oscuro posible escapando de eso que se nos viene encima. Cuando un avestruz está acorralado y no encuentra la salida, mete la cabeza en un hoyo y espera a que pase el temporal dejando al descubierto su cuerpo que utiliza como un escudo. Creyendo que ese agujero es el único lugar adecuado para sentirse lo más seguro, evita a toda costa el mundo exterior, como si fuera un asunto muy personal. Nos encanta el drama y complicar las cosas. Somos de tal naturaleza conflictiva, que provocamos muy fácil un maremoto dentro de un simple vaso de agua. Si algo nos ocurre, rápidamente buscamos un culpable. Alguien o algo tiene que pagar los plato rotos. No volvemos tan frágil, que hasta pensamos que todo aquello que ocurre alrededor tiene que ver con nosotros y nos afecta de alguna forma. De esa manera tan poco gentil es que acostumbramos a saldar nuestras deudas lidiando con los problemas ajenos. Tirando por el balcón al vacío todo lo que nos queda, hasta las buenas intenciones, maltratandolas, dándole vueltas y más vueltas a lo mismo una y otra vez obsesionado en encontrar la ficha que falta en el rompecabezas. Como si no fuera suficiente ya con esa horrible sensación de estar prisioneros entre  rejas. Y lo peor aún, entregarle nuestro tiempo e importancia a toda esa basura que nos pasa por la cabeza aceptándose hasta el punto de ignorar las consecuencias. Cuando en realidad te das cuenta, que el poder de manejar las cosas a tu antojo, de librarte de esa pesada carga esta en lo más profundo de tu ser, no creerías tanto en esos cantos de sirenas que vienen muchas veces con el azar en ese viento sin dirección  ninguna y te dejan el suficiente veneno para  arruinarte un día. Cuando en realidad aprendes a librarte de eso, sabes que ellos son la única causa de los malos momentos y no puedes malgastar los buenos con historias como esas.

Lo que intento decir y creanme que esto es cierto. Tratar de buscarle una excusas a todo solo revela tus propios defectos. Sentirte avergonzado por una situación cualquiera, puede que en el principio, no la puedas controlar, pero si te domina, entonces estás perdido. Y eso en el fondo es lo más miserable. Es precisamente allí, en esa zona prohibida donde esta el kit del asunto.  Quien dijo que exponer un pedazo de nuestro propio ser ante los ojos de la gente es como ir a quemarse en una hoguera. No tienes que pedir una autorización de nadie para expresar lo que realmente sientes. Estás aquí para eso. Ni siquiera necesitas de una aprobación de nadie. Saben de lo que hablo no? De ti, de mi, de todos en general. Estamos tan condenados por los prejuicios y el qué dirán de la gente, que vivimos convencidos que si no recibimos la aprobación de ellos es que todo lo que nos ocurre está mal y de repente este mundo malvado, como una montaña, un alud de nieve se nos cae encima, frío, implacable y despiadado. Ese es el más grave de los errores y es ahora que tengo la edad perfecta para poder reconocerlo. Y les cuento. El otro dia me llama un amigo y me dice. “ Compadre, estas desaparecido. Supe que estabas en Cuba”. Le  digo.  Si,  pase unas vacaciones gigantes. Y mira lo que ha pasado al regreso. Nada más pongo un pié en England, fue como si hubiera caído en otro planeta. Nos cambiaron de tren en el aeropuerto. Yo me sentía como que había regresado de un viaje de la luna. En medio del camino se detuvo, tuve la obligación  de coger un taxi hasta que nos desviaron dos veces de dirección. Parecía una ciudad tomada por la policía. Dos días después cerraron las escuelas. Me enviaron un mensaje de que había que quedarse en casa. Estaban cerrando la ciudad. Eso suena feo, terrible. Aquello era de locos. Como en una película de ciencia ficción, pero esta vez ante mis ojos, real. Venía un poco cansado del viaje y la verdad que no pregunte mucho. Seguí sin problemas las reglas. Estos días que no se podían estar en la calle eran una bendición para mi, que no había parado en más de veintiún días. Y luego de años de desvelos. Necesitaba un poco de tranquilidad y como era un rollo eso de estar cerca de la gente, Aquellas colas en el mercado como en Cuba, no me podía creer lo que estaba sucediendo. Y como la cosa se estaba poniendo tan fea acá también, ya tu sabes, tan impredecible, he decidido acatar las reglas y quedarme en la casa. Quieto en base. Creo que es mejor así por un tiempo hasta que la tormenta amaine. Se empezó a reír y me dijo . Compadre estoy cansado de estar encerrado entre estas cuatros paredes. lo intento, pero eso no esta en mi ADN. Tu no te aburres?  No, le dije. La verdad que en estos días estoy muy ocupado. No he tenido tiempo de pensar en eso. Es como si tuviera el tiempo para mi que no había tenido en siglos. Todo iba tan rápido que parecíamos unos fatales equilibristas, íbamos sorteando la suerte sobre una cuerda floja….buscando el equilibrio.  Haciendo malabares para vivir. " Tienes suerte de tener en que entretenerte mi hermano, porque yo estoy obstinado con esta historia y lo que quiero es que se acabe ya. Vale, le dije. Esta situación no la decides ni tu, ni yo. Tiempos difíciles. Ya pasara lo tormenta, pero de momento toma las medidas de precaución. Respeta las señales del tráfico y todo te ira bien. Ya sabes, si el semáforo pone la luz roja. Detente, no hay otra. Quédate en casa, respira, mira por la ventana mientras disfruta del viaje y cuando llegue la luz verde, te mueves y veras que hasta la mirada cambia.  Todo está tan claro como el agua. El mundo está entre rejas hoy. Y a buen entendedor….Así que take it easy  tómatelo con calma que el viaje es largo y a un destino desconocido. "Así es mi hermano, me dijo”.  Aquello se me quedo en la cabeza y al otro día voy al parque a correr, ya tu sabes, escapando, cambiando de aire. Un rato después pase por su casa. "Que haces? me dijo. Estás escapando?” Y me abrió la puerta. No, no voy a entrar, solo vine a traerte esto. Me miro y me dijo que es eso, un libro?…Un libro le dije. Me respondió. Pa que me trajiste eso, tu sabe que yo no leo, que eso broder.? Ni en la escuela leía !…Jejeje…Le fui a dar el libro y me lo rechazo. "Para que quiero yo eso". Parece que has visto un espíritu. Le dije. Déjalo allí, tirado en el baúl. No le hagas mucho caso…A lo mejor es como la lámpara de Aladino. quien sabe. Es posible que un dia sin querer toques  la tecla adecuada, ya tu sabes, la blue note y la lampara te responde. Uno nunca sabe, el genio es un poco  complicado, pero su  espíritu vive dentro.  O para si en medio de la tranquilidad alguien entra aquí y te ataca, ya tu sabes, tienes un arma, le das con el libro en la cabeza. “Se te ocurren cada cosa” Vale, me dijo. Lo voy a guardar, jajajaja”.  Aquello le dio tanta gracia que se reía mientras me marchaba.

                                                          La historia

     Esta historia me llevó a hace mucho tiempo atrás y este es el porque se las cuento... Tenía una amiga española que pasaba tiempos en Cuba y era muy especial conmigo, me buscaba mucho. La verdad muchas veces me encontraba muy fácil y otras no. Soy callejero. Yo solía visitar una carnicería donde trabajaban unos amigos. Ya tu sabes, músicos, poetas y locos. Como estaba en un buen lugar cerca del mar en el Vedado ese barrio de la Habana que adoraba, lo llamaba mi oasis. La carnicería siempre estaba vacía, pero era muy cómodo deambular por ella y como no se vendía casi nada, pasaba el tiempo con ellos, ya tu sabe, music, tomando y todas esas cosas, porque después nos íbamos para la UNEAC donde daban conciertos en vivo. Entonces un día me dice uno de ello que me lo encuentro por la calle por casualidad." Oye, ve a la carnicería, pasa por allá y recoge un regalo que dejo tu amiga". Me dijo el nombre de ella. Que regalo?, le pregunto." Ella me dijo que te dijera así. Pero es un libro". Un libro? Que libro? Le pregunte, porque no había hablado con ella de libros…"Yo he estado leyendo algunas cosas, como he estado aburrido en estos días y parece bueno". Dos días después fui y recojo el libro. Estaba muy intrigado.

Lo lleve a la casa donde vivía por aquel entonces, en una azotea de Prado y Neptuno. Y allí lo tiré en mi cuarto como un chachachá. No tenía intencionalidades de nada. Era tan solo  un regalo pensé y lo deje allí, tranquilo, abandonado, muy cerca del rincón, en el baúl de los recuerdos. Ya tu sabes, como una de esas cosas que uno se toma en serio solo en caso de apuro. Y así mismo sucedió, porque días después en un momento de desesperación me fui a por el libro. No es que tenía la intención de hacerlo en esos momento, sino que estaba al alcance de mi vista, en ese preciso instante de silencio, de problemas rondando por mi cabeza. Las tribulaciones que vienen siempre, las malas rachas y para cambiar de aire uno no tiene más remedio que dejarse llevar y fue entonces que le eché un vistazo. Estaba tan abandonado el pobre, que tuve que quitarle hasta el polvo. Pero, empecé por una página y al final, lo leí. Era “ El Alquimista de Paulo Coelho.. Hablo de aquellos tiempo en que aun el libro no era muy conocido todavía. Nadie sabía quién era Cohelo. Pero la historia es, que comience a leerlo, me había extrañado que mi a amigo me hubiera dicho que estaba interesante y eso fue el imán que me atrajo como la carnada en el cedar. Ese amigo mío no parecía de los que le gustaba leer un libro, así que su comentario me llamó la atención.  Bueno, que no podía detenerme, aquel libro se apoderó de mí y me embrujó. Esa es la palabra perfecta. Cuando lo termine fue como algo muy personal. Era conmigo la historia. Si, ese era yo. Me la creí tan en serio que aun guardo a los personaje, mejor dicho, vivo dentro de uno de ellos. Lo disfrute tanto que todavía llevo conmigo la mayoría de las frases y los grandes momentos, nunca los he olvidado, les llevo conmigo en años.  Ya no significan lo mismo, claro,  que en aquellos precisos momentos, pero el chocar con esa necesaria historia era algo que me dio una fuerza inmensa y le dio un vuelco completo a mi vida. Y la verdad que todo comenzó a cambiar de repente. Saben porque he llegado hasta aquí con esta historia…..Porque ayer, me llamó mi amigo otra vez, parece que seguía aburrido, eso pensé o que se iba a suicidar, otra cosa no podía hacer. Y tu sabes cual es la sorpresa,? Que hasta el tono de voz le había cambiado. Me dijo. " Compadre, Hace como dos días estuve ojeando el libro ese que dejaste”  Escuchen la palabra, no le pierdan de vista. “Ojeando"…jejeje…Eso me lo dijo sin que yo se lo preguntara. Y le pregunté luego. Que tal?…Se empezó a reír…” Verdad que tu estas como una cabra de loco". "Mes has hecho hasta leer un libro”.  Viste, le respondí. Siempre se puede hacer un poco mas con el espíritu, el genio de la lámpara….Me alegro que estes mejor…

Share:

Horizontes

Horizontes

VISITAS

👇Deja tu opinión


🌞 VERANO

IBIZA, LA ISLA BLANCA

                                                                                                               La playa de los Molinos.    ...

📝 Bloggers

Sigueme por Email 📩

Mas historias👇

Con la tecnología de Blogger.