Blog de historias, reflexiones, puntos de vistas. La vida, viajes por el mundo. Otra manera de narrar lo cotidiano. La gente y sus misterios

Translate

lunes, 1 de marzo de 2021

Las campanas doblan por ti


Patria, esta vez doblan las campanas

Nací al sur de una ciudad en el centro del país, en un barrio. Por aquel entonces Jesús María, que es así como se llama, era uno de los sitios más problemáticos.  Por esos lejanos dias, no todos los chicos de mi edad sentían el interés por asistir a la escuela,  y la verdad era que a los padres le daba lo mismo, por lo que muy pocos llegaban a la secundaria básica. Como chico de barrio, adoraba la calle, no existía para mi un oasis mejor. Pasaba la mayor parte fuera de la casa, lo que me traía un sin fin de problema con mis padres, ellos si me exigían un cierto orden en mi vida. Tenía a una cuadra el río, lleno de charcos silvestres  con el agua corriente, el verde del campo por todos los alrededores y la verdad, que siempre estaba rodeado de amigos, los cual conservo a días de hoy, y para serles sincero, me gustaba la escuela donde pasaba media jornada del día. Odiaba la historia, las matemáticas, no se porque, pero me parecían muy aburrida. Aquellas leyendas en blanco y negro de héroes del ayer que se repetían una y otra vez, llegaban a mis oídos sordos, provocándome una  abulia tal, que inmediatamente se apoderaba de mi el sueño. Era lógico, me acostaba muy tarde y como era súper dinámico e intranquilo, aquella paz y todas esas historias del pasado eran un bálsamo, nada como esas siestas. Siempre tenía problema en esa asignaturas, no las encontraba interesante, éramos simplemente incompatibles. Los héroes de la tele, y las leyendas del barrio que contaban los mayores, me resultaban mucho más interesantes y atractivas, reales dentro de la ficción. Sin embargo, amaba la geografía, una de mis asignaturas favoritas. Encontrarme inmerso en aquella nube idílica entre países, islas, continentes desconocidos me despertaba del letargo. No tenía que hacer mucho esfuerzo para concentrarme, con solo dejar mi mente volar, de repente viajaba por todo el mundo y mi cuerpo se recuperaba rápidamente, se me quitaba  el sueño. No puedo negar que a mi siempre me ha matado la curiosidad. Recuerdo que por aquellos días se hablaba mucho de patria, esa palabra con mucho significado y que no entendía en lo absoluto. Pero para salit del paso tenia yo siempre las mismas respuestas. Podía responder sin pensar las cosas que había aprendido en la escuela. Patria es el lugar donde nací, donde crecí, mis amigos, el verde del campo, el río, todo ese mar que bordeaba la isla, la familia. También la bandera, el escudo y aquel himno que cantábamos a coro todos los viernes en el matutino,  donde nos contemplaba orgullosa. No era de extrañar que el amor que comenzó a florecer dentro de mi, me caló en lo más profundo y hasta me hizo sentir un ser privilegiado. Todos aprendimos a querer a la patria y nos era fácil representarla con una bandera. Esas tres franjas azules, las dos listas blanca, con aquel triángulo rojo y la estrella de plata, se convirtieron en un sentido de identidad por aquellos gloriosos días de mi niñez. Así, que de esa manera aprendía la lección. Según las cosas que escuché por entonces, el enemigo lo teníamos muy cerca, al doblar de la esquina, a solo noventa millas y que este era una bestia asquerosa. Los Estados Unidos de América con el más despiadado ejército sobre la faz de la tierra, era la razón del porque teníamos que quererla y defenderla. Imaginase el shock que produjo en mi años después, al conocer que el mayor enemigo no era el de afuera, sino que estaba dentro, y ante nuestros ojos. Eso causó en mi la mayor decepción. En 1997 deje el país. No se me permitió regresar hasta después de cinco años. Mi hija nació en Madrid luego, y como no podía regresar a visitar a mi familia, creí entonces que lo más adecuado era, que viajara a Cuba con su madre y celebraran allá su primer año de vida a pesar de mi ausencia. Algo de lo que me siento orgullos. Ese es ya un recuerdo imborrable, un hermoso regalo, aunque en aquellos días me desgarró por dentro. No dejarme entrar a ese lugar que creía mi Patria, me rompió en dos. En el momento que me largaba, llevaba como trofeo los frutos que la querida patria me había dejado. Un par de tenis llenos de huecos, dos mudas de ropas, dos carreras que ya no ejercía y un montón de sueños, es decir, más pobre que una mula ciega tirando una carga loma arriba. Aquel dolor de la incertidumbre y la soledad tardaron un tiempo en abandonarme, hasta años después que regresé de la forma que nadie me esperaba, el enemigo me había sacado del aprieto tendiéndome  una mano. Esos casi 8 años fuera, me sirvieron para rehacer mi vida. Así que llegaba otra vez, con una hija con casi cinco años de edad, un sueño hecho realidad, la idea de montar un estudio de grabaciones en La Habana, y con la madre de mi hija, que la habían enviado para un trabajo diplomático en la embajada de España con tiempo indefinido. Ya tu sabes, les había dejado el listón muy alto y de esa manera no podían negarme otra vez la entrada. Era yo quien cargaba con las riendas de mi destino, eso creía. Pero a ellos, los del gobierno, que aun piensan que somos de su propiedad, no les gustó esa jugada. Como regresaba en esos niveles inalcanzables para la mayoría, se dieron a la tarea de comenzar una vez mas con su juego sucio. Aunque vivía dentro de una burbuja, bajo su protección, me movía en coche con chapa diplomática y era amparado por la inmunidad de todo el personal extranjero de las embajadas, muy pronto me percaté que me seguían cada uno de mis movimiento. No era difícil darse cuenta, para ellos yo era un don nadie con un poco de suerte, y su mejor opción fue hacerme la vida imposible. Tenían una manada de perros sabuesos que estaban pendiente de mi, me perseguían donde quiera que me movía. Esas caras de los agentes de seguridad muy pocas veces se me despintaban. Llevaban unas motos y usaban unos cascos, hasta por la forma de caminar podía reconocer fácil, que no se andaban con cuento. Estaban tan concentrados en su misión, que muy pocas veces se relajaban. Una tarde no  tuvieron más remedio y se me acercaron, su misión era ganarse mi amistad. Así que desde un principio se las di. Solo quería hacerles saber que estaba limpio, que mi intención era la paz y que me dejaran tranquilo. No podían molestarme por mi condición de inmunidad diplomática. Pero como ellos no se andan con rodeos, se creen los dueños del mambo, en la primera oportunidad que tuvieron, me tiraron el anzuelo. Sin saber yo el motivo, me había convertido de la noche a la mañana, en la persona ideal para hacerme trabajar a favor de sus intereses. Eso era todo lo que buscaban y me lo hicieron saber. Como se pueden imaginar, aquello me cayo como una bomba. Imagínense ustedes, filtrar información en contra del país que me lo había dado todo. Con el enfado mas grande del mundo, eso fue al final lo que le conteste, que nada tenia que ver con eso y que me dejaran en paz. Esa patria de la que hablaban con mucho anhelo, me había quitado hasta el oxígeno para respirar, se los dije sin pelos en la lengua. Y que no tenía la intención de hacer el juego sucio. Que perdían su precioso tiempo conmigo. No dijeron más nada y se marcharon sin lograr su objetivo, Eso pensé creyendo que me los había quitado de encima...pero solo me dieron un tiempo, para que pudiera olvidarles. En Cuba, ellos estaban en su territorio, y aunque yo desconocía, me tenían el teléfono pinchado y sabe Dios que mas, es decir, que escuchaban todas mis conversaciones y podian vigilar todos mis movimientos. Entonces sucedió lo que tenia que suceder. Por esos días la madre de mi hija había viajado a España para un curso por el trabajo, tenía yo de visita a un amigo del barrio donde nací.  Había quedado en ir a almorzar en la casa de la familia de una amiga y pasar la tarde por allá.  Era la primera vez que les visitaba, no conocía el lugar. Llegamos a la barriada de Lawton, donde ellas vivían, y cerca de un jardín exterior frente al portal de su casa, allí dejé el coche. Un Susuki Gran Vitara nuevo. Lo habíamos traído de España. Aquella era una calle que terminaba en una loma, lo bastante ancha, de unas cuatro vías y sumamente tranquila, no creo que esa tarde hubiera pasado un vehículo por ese lugar. Unos tragos de ron, el almuerzo casi listo, la música, cuando de repente sucedió lo inesperado, era lógico conociendo el enfado de aquellos trogloditas. Se escuchó un estruendo desde la calle, que todos en la casa por el sonido no podíamos creer que era lo que había sucedido. Fueron segundos en reaccionar y darme cuenta que el coche estaba fuera...Salí inmediatamente como un loco y allí me lo encontré, hecho pedazos. Una guagua Volvo, uno de esos  monstruos rodante, que son una bola hierro, se daba la huida. Y la perseguí loma arriba iba ciego buscando un culpable. Me le pare delante para que se detuviera y luego me subí encima buscando al chofer, solo habían tres individuos y comencé a ofenderlos y llamé a la policía. Vinieron a por ellos e inmediatamente los desaparecieron. Todo el proceso de investigación duró una semana, pero sin resultados. Todo fue bajo un halo de misterio para cubrir el problema, era su camuflaje. Yo lo sabía desde el primer momento, es de la forma en que trabaja la seguridad del estado en Cuba, lo mas desagradable del mundo. Del coche pudimos salvar muy poco, lo único que pude hacer fue ofenderles y culpables por teléfono. Haciéndole saber, que sabía que eran ellos. Les grité de todo, asesinos, degenerados, sabiendo que diciéndoles a la cara del mal que iban a morir, al menos me liberaba. 
De regreso a Cuba, la primera vez, luego de aquellos ocho años, ellos me habían impuesto unacondición. Como el único pasaporte que tenía por entonces era el cubano, estaba obligado a salir del país cada dos meses. Era su castigo anterior, debía pisar aguas internacionales, llegar a un país cercano y luego regresar, Así pase casi tres años, viajando a todas las islas del Caribe, con la intención de que me dejaran en paz, pero eso, no sucedió. No te pierden la pista. La primera vez pasé una semana en Cancun con mi hija y su madre, fue el único momento en que no me molestaron. Cuando supieron que viajaba solo después,  me lo intentaron hacer mucho más difícil. Una relación con el gobierno después que abandonas el país es imposible, ellos en eso son muy bajos,  implacables. Una vez me esperaron en el aeropuerto de Cancun, me separaron entre todos los turista que bajaron del avión y me enviaron a una intendencia. Allí, un imbecil con cara de perro, me trató como si fuera alguien que viene huyendo del régimen. Les enseñe mi residencia española y el hotel donde me iba a quedar. Pero no les bastó, e insistieron con el mismo despecho. Yo les respondí, vivo en Madrid y en la Habana, que no tenía la intención de quedarme en un lugar como ese. Pero mi única culpa viajaba conmigo, era ese pasaporte cubano, que no me servía para nada, ese es el mayor obstáculo del mundo y desde entonces,  lo  odio. El resultado, me tomaron una foto y me enviaron de regreso en el mismo avión para la Habana negándome la entrada por cinco años. Luego tuve otro problema ridículo en el aeropuerto de México, habiendo sacado un boleto de ida y vuelta, en el momento del regreso me detuvieron, obligándome a pagar el pasaje de regreso a La Habana. ¡Pero si tengo un boleto de ida y vuelta, les dije a la hora de chequear el pasaje! No pero tienes que pagar, ese no te sirve. Que no me sirve, eso es dinero, le conteste, no entendía a que se referían. Me llevaron a varias oficinas para hablar con los responsables del vuelo. Pero fue imposible. Por último llamé a la embajada cubana, al cónsul, ese, era uno más dentro del juego. Así que desistí y les dije. Tengo solo ciento nueve doláres, y el pasaje de vuelta son ciento noventa y cinco. No tengo más, he comprado regalos y esto es lo que hay, les dije sacando el dinero de mis bolsillos. Solo quiero regresar a la Habana y enterrar esta pesadilla. Lo aceptaron y me fui donde me esperaba la responsable de vuelo. El avión estaba detenido y todos los pasajeros esperaban porque se resolviera mi situación. La mire con una cara de asco como queriendo que se la tragara la tierra. Le di mi boleto en silencio y ella muy decente se disculpó, no sabia donde meter su preciosa cara. Me pidió perdón y me dijo. Mira, la verdad, que no se lo que pasa, es algo muy raro con tu país. Llevo aquí más de quince años y nunca he tenido problema con nadie de otro país. Eso sólo me ha pasado con algunos cubanos. Fue entonces que me sonreí, no podía hacer otra cosa. Acababa de comprender. Le dije, eso es bueno saberlo, porque me sacas de una duda. En ese momento lo tenía claro, más claro que el agua. Quienes eran los responsables...le dije adiós y respiré en lo más profundo. La única solución para ese mal era acabar con ese sistema de mierda. No existe nada con que se pueda medir el nivel de daño y de maldad de un estado, que te denigra de la forma más cruel del mundo. Comencé a viajar para las islas de habla inglesas, ese es otro lugar con sus propias reglas y lejos de esa mentalidad que me desquiciaba. 
Casi más de quince años después miro atrás, ese tiempo en que su caída parecía algo imposible, en que parecía que todo allá iba durar una eternidad. Pero no hay mal que dure cien años. Ya estoy cerca de ver hecho realidad un sueño y eso será muy pronto.  Muy pronto. Así, que a todos ustedes, los cubanos de adentro y los de afuera, los que están a favor, o los que están en contra, les digo algo; Esto lo he vivido en carne propia. Patria es una sola, y esta se defiende con el respeto y el amor. La Patria tiene sentido solo cuando se respetan tus derechos, cuando protegen y velan por tu integridad. No es algo por lo que tengas que morir. Es una condición humana y necesita del valor por la vida. Por eso, no me pregunten por quien doblan las campanas, las campanas doblan por ti, por una patria libre y soberana.🇨🇺👍🏽
Share:

domingo, 6 de diciembre de 2020

Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primer tierra ya no estaban, y aquel mar... tampoco existía.
Apocalipsis 21:1

"Los lobos, las hienas y la fe"


Cuando ronda la confusión lo primero que nos viene a la cabeza es, caos. Ocurre que el miedo se apodera de nuestras vidas y de repente todo se nubla. El fin del mundo, el Apocalipsis. Es aun temprano para encontrar soluciones y comienzan a dividirse. La cúpula del gobierno se niega en crear un espacio para el dialogo. Todo diálogo ocurre cuando ambos lados están dispuestos a escuchar, a darse una tregua. ¡A palabras necias oídos sordos! No creo que ellos se vayan a exponerse a la crítica de sus errores, eso mostraría su punto débil, por lo que han encontrado ya una salida, eso no es de extrañar. No hay trato con los marginales, dicen. Nadie puede exigir derechos a la cúpula. A César lo que es del Cesar, ha sido su primera advertencia. Las hienas le dicen a los lobos: "Sino vienes con todo, no te acerques a mi." Estas son muy esquivas en eso de la amistad, más vale que lo tengas en cuenta, que ese puede ser un punto a tu favor. A las hienas les horroriza sentir miedo del exterior, odian ser desenmascaradas y por eso cierran el cerco. En cambio los lobos son mucho más astutos, creen en la fuerza de su manada, por eso deberíamos aprender un poco de ellos, a trabajar en equipo a pesar de la oscuridad. Al menos para buscar sentido a todo eso que parece un infierno. No hay nada que llame más la atención que los aullidos de esos lobos marginales como les dicen, en la fría oscuridad de la tundra salvaje. Rompen el silencio atormentando el sonido. No importa que estén atrapados tras las rejas. Ellos saben que son de espíritu libre, y que su llanto camino a la luna, traspasa barreras. Desde un lugar de la inmensidad, noche por noche ella escucha el llamado de la selva. Estoy aquí, parecen decir los lobos, sus aullidos vienen desde lo más profundo de su alma salvaje. Lamentos que atraviesan mares, cruzan fronteras y se esparcen en el infinito, retumban la noche oscura. Esa no es una señal de debilidad, aunque los tontos piensan que si. No son gritos de guerra, ni de espanto. Son mensajes de camaradería, cartas de amor, puntos en común. Ellos no son de mal corazón como las hienas. Los lobos no mienten. Es mentira eso de que se visten con piel de ovejas. Sus alaridos despiertan al mundo entero. De esa forma organizan la manada y marcan su territorio. No les importa la oscuridad, ni la noche fría. Desde la distancia protegen la buena coordinación del grupo. Saben que solos, por su cuenta no son lo suficientemente fuertes. Su principal objetivo es la presa, y no la enfrentan desde un principio, le dan cordel. Esperan que otros se esparzan en la jungla y vayan ganando terreno. Estos desaparecen y van cerrando las salidas. Lo hacen desde la distancia, su trabajo no se ve, se siente. Eso es trabajar en equipo. Luego atacan, no le pierden el ojo a la presa, la persiguen solo para llamar la atención, agotando sus fuerzas. Los más experimentados aguardan para contraatacar en caso de algún fallo. Pero se mantienen a distancia sin perder su objetivo. Van cubriendo el franco para que esta no tenga más opciones y busque. una salida. Pero es allí donde le esperan el resto de la manada para dar la última estocada. Ellos no creen en la suerte, trabajan en ella, y cuando van a por algo, van con todo. Confían en su gran estrategia, la de mantenerse unidos en la distancia. La única manera de que la presa vaya directo a la trampa. Eso. no falla .
Ahora. les digo: La gente tiene fe y eso es lo más humano de este mundo. Creer es tan necesario, es vital. La fe entra en nosotros por los sentidos, el aire que respiramos. Tan necesaria para vivir, que si no tienes fe, es como si te faltara el oxígeno. Fijense si es imprescindible eso de creer, que por eso se vive. La fuerza del espíritu no tiene fronteras y atraviesa esa inmensidad en la que vivimos en busca de soluciones. Con fé se llega a superar los problemas. Con. fé puedes hacer realidad tus sueños, acercar el futuro, alejar tus desgracias. Imagínate, Dios te pone una mano sobre el hombro, te da dos palmaditas para que no te preocupes. ¡No hay problema mi socio, te dice! ¡Vamos a mirarlo por ese otro ángulo! La fe te da. una razón por la que vivir, y además te trae beneficios. Pero si eso no ocurre, si esa forma, estrategia, o ese amor a algo en el que inviertes tu energía, no es mutuo, no es claro, está distorsionado, tan triste y amargo que llega a ser vergonzoso. Entonces te aferras a algo que te aniquila, que en el fondo es solo una falsa. Creer en ideas, tener puntos de vista que no te benefician puede llegar a hacerte mucho daño, vuelves tóxico todo lo que tocas. Y como das palos de ciego no ves la otra orilla. Pues te digo, en esa otra trabaja la manada de esos lobos que quieren cambiar el mundo a mejor. No les sientas lejos, que están muy cerca y necesitan de ti, para cambiarlo. ¿O es que quieres seguir jugando a la confusión? ¿Repetir como un papagayo hasta el aburrimiento, toda esa basura que te han obligado a decir por años, antes de poner tu cerebro a funcionar, ese es tu trabajo? Acepta tus errores, esa es la única forma de superarlos. No hay otra forma de limpiar el camino. Ese puede ser un gran paso. ¿Por qué crees que no puedes cuestionar tu fe cuando sabes que todo se va a la mierda? Hay algo de perverso en esa actitud. De esa manera la fe es una trampa. Cuando sabes que todo está mal y no puedes remediarlo, significa que es hora de cambiarlo, no mas. O solo haces el juego sucio a esas hienas que te chupan la sangre para conservar tu pellejo. ¡Que triste! ¿Esa es tu fe? Me parece que te equivocas, estás en terreno de nadie. Eso es miedo, no otra cosa. Estás a tiempo. Los lobos vienen detrás, van a por ti. Ya se esparcen en la oscuridad tratando de cerrar camino. Asegúrate ahora de encontrar una salida. Llevas tiempo jugando con fuego. ¡Cuidado, que esta vez puedes caer en tu propia trampa!..únete a la manada. "Juntos, no podrías ser ignorados, les obligas a que te tengan en cuenta.
Share:

jueves, 26 de noviembre de 2020


 

🏆Esta es una de las mejores cosas que me he encontrado...de Diego Armando Maradona. He visto cosas buenas, palabras impresionantes,  canciones, fotos con famosos artistas del rock and roll, condolencias del mundo entero...cosas buenas, increíbles como ese gol contra Inglaterra que nos hizo vibrar. He visto cosas, que no voy a decir por su nombre. ¿Que se le fue la catalina a Maradona? Eso fue muchas veces. No se puede lidiar tan fácil con eso de ser el mejor. ¿Que levante la mano quien fue el que tiró la primera piedra? Le decían el pelusa, tendrían sus motivos. El se habia ido del planeta tierra hacía mucho tiempo. Desde aquellos días después del mundial de méxico 86. Dios le dio la gracias, pero él se fue de ronda a vivir en otra órbita, lejos de esa mano divina. No hay quien se niegue a los manjares del reino de los cielos. Imaginate tu, cuando has nacido pobre. Él se creía el mejor y lo era, en el deporte más universal. De eso no había duda. Ese honor, ese pacto entre alma y corazón, está reservado para muy pocos. Los elegidos  marcan la diferencia. Se habla de su talento, de sus errores, de haber hecho un pacto con el diablo. Maradona firmó ese contrato tentado por su destino. Pero quien no lo hubieras hecho. Yo creo que tú también. Por qué no? Ser el mejor tan joven, es una carga en este mundo tan complicado donde todo lo que brilla, se confunde con el oro...¿ Preguntenle al rey del Pop? Eso es mucho para un cartucho, en buen cubano se los digo. Con decir Maradona, el mundo por aquel entonces vibraba. No importaba que fueras argentino vos. Sabía siempre que algo grande iba a pasar. Porque el Pelusa, era una bomba de adrenalina, esas ganas de vivir inmensa y ese corazón en la mano, contagiaba lo que tocaba. Unas ganas que no podía controlar. Con tanta basura que nos bombardean día a día a la cara, pagas con creces, ese es el precio de la vida moderna. Muchas veces nos cuesta saber que esta bien y que esta mal. ¡Eso no se lo preguntaron a Maradona! De algún lugar viene la culpa cuando se pierden los límites. De esa forma es imposible detener lo que se nos viene encima. Manuchao, en su último video le pregunta que sentía  en este momento de su vida. Y Maradona le contesta sin mucho rodeo al pan pan y al vino vino, con aquel tono de muchacho, que parecía que aún no habia dejado el barrio donde creció.- Podré decir que estoy mejor.- Le contestó.- Pero estoy mejor que antes. Nadie está dentro mi para saber lo que se siente. Yo se las culpas que tengo y no las puedo remediar. Lo dijo triste y con ese tono amargo. Y así fue, tan humilde con sus propias palabras, que aún así, se fue con la duda de que esa silla no estaba reservada para él en el olimpo....Goooool de Maradona allá,  en las alturas.
El precio del destino.⚽️

Share:

domingo, 15 de noviembre de 2020

                                               We are the world (Somos el mundo)

"Hemos aprendido ha volar como pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el arte de vivir como hermanos”

                                                               Martin Luther King


                                             Las tierra de las oportunidades

Así es como llaman los cubanos a los Estados Unidos de América. Y no es una mentira. La mayoría lo ven con euforia, se dejan llevar por ese delirio de
grandeza que se les apodera, sabiendo que allá de una forma u otra todo se puede. Si se ha podido levantar un imperio al sur de la Florida que es hoy una realidad, es que nadie puede decir lo contrario. ¡Soy ciudadano americano! Se dice con orgullo. Hablo de los que como yo salieron con una mano delante y otra detrás, a la búsqueda de un sueño que han hecho realidad. No está mal poner empeño y hacer lo posible para que estas quimeras se puedan alcanzar. Es tanto lo que un país como los Estados Unidos ofrece al mundo, en todos los sentidos, tan buenos como malos, que parece ser que los que se han establecido allí, creen que viven en un oasis construido por las manos de Dios, quiero decir, otro planeta y el día de las elecciones tienen la plena convicción de que pueden hacer un milagro, en esa, su llamada tierra prometida. El derecho de escoger quien quiere que sea su presidente les ciega. Si, les repito, ya ha pasado el gran circo de la elecciones y se siente paz, me atrevo a llamarle así. Hoy me doy cuenta porque es que vamos a las urnas. Las razones de ese fervor patriótico nunca son las suficientes, pero de todas maneras está en su derecho. Tener la posibilidad del voto está en su constitución, la más antigua del planeta, que a días de hoy sigue en vigor. Así comienza; “We are the people…” Nosotros el pueblo…taca..taca..toco…toooo. Y es que, este es el que sin duda elige a sus presidentes. La historia de América, quiero decir del glorioso pueblo de Estados Unidos, no es una mentira. En mucho más que Trump y Biden y eso ellos lo saben. No son bobos. Mueven tanto dinero para construir la figura de su líder y están tan ocupados, tan enfocados en eso, que se olvidan en ocasiones, que tienen que contar antes con lo que siente y cree el pueblo de sus presidentes. Muy pocos tienen el honor de alcanzar algo así, el ser la persona más rica del planeta. Así es como le denominan al que ocupa la Casa Blanca. Y le muestran al mundo en el más sofisticado de los espectáculos la mejor cara del poder. Se sube el telón, para que comience la más grande puesta en escena. Sin embargo sigue siendo el pueblo el que vota. Eso se respeta. Es la única vez que sacan sus narices de sus carros blindados, de sus teléfonos celulares, y de sus grandes fortunas, para intentar escucharles. 

Hablando con mi hija los otros días sobre las elecciones, algo poco común entre nosotros. Normalmente hablamos de muchas cosas, pero jamás se nos ocurre hacerlo sobre temas como esos. Cero de política. Los primeros días estaba triste, parecía que iba a triunfar Trump. Ese señor, no les niego, me salía en todas las pesadillas y hasta me despertaba del sueño. Los cubanos de la Florida casi me convencen, tenían sus motivos. Le pregunto a mi hija, algo sorprendido, qué es lo que le pasa. Había sido ella quien tocó la tecla y tenía que escuchar a mi princesa. Entonces me cuenta, que en su círculo de amistades, los jóvenes de su edad, estaban orando para que saliera Biden. Le respondo sin pensar, que la mayoría de cubanos que vivían en Miami, estaban obsesionados por Trump y que tenían también su razones. No le hablaba de las mías. De que este era el presidente que les había prometido villas y castillos. Entonces le intente explicar por qué motivos ellos quieren que continúen Trump. Y me dijo: ¡Que asco! Y la entendí en lo más profundo. Eso me costó un abrir y cerrar de ojos, porque la juventud es clara y más por estos lugares. Intenté decirle que con Trump, se hacía realidad el anhelo de muchos cubanos dentro y fuera de la isla. Que ese largo camino de espera, de tanto dolor y frustración, estaba a punto de llegar a su fin. Le iba a decir que con la ayuda de Trump, ahogarían al régimen cubano…Y fue allí que me detuvo y me contesto: Papa, es el pueblo de Cuba el que se perjudica con todas esas cosas.

Esas eran las noticias de estos últimos días, en todo. En la Florida y en otras parte de norteamérica vive nuestra comunidad, y son los que han estado marcando la temperatura. Es mucho el fervor patriótico. Imaginate tu, yo que no me entero ni de las de acá en Inglaterra. Pero tanto fervor se contagia. Tengo muchos amigos allí,  que deben de estar triste ahora, no es su culpa, solo que esa no son las unica razones, para elegir a tu presidente. Quiero decir, eso es pensar pequeño. La Florida es solo un estado, de muchos, y aunque hayan ganado por la mayoría de votos, no es el pueblo en general de los Estados Unidos. Estos si son la mayoría y tienen otros intereses más profundos. El primero de todos consiste en recuperar su bienestar, apartando la pesadilla de estos últimos cuatro años que ha causado este hombre en el poder. Mi hija me daba las razones de porque Biden. Ella piensa diferente al exilio cubano, como el resto en el mundo. No sabía que estaba tan interesada en esa cosas de un país que no era el suyo y aproveche. Quería saber lo que pensaba. Me hablaba de una serie de horrores que podrían ocurrir. La juventud del mundo odia a ese presidente y lo hacen con mucha razón. Si era reelecto el actual presidente iba ser un fracaso para la humanidad. Pude entenderle rápidamente y antes de decirle lo que yo pensaba preferí callar. Esta vez no era de quien tenía la razón o no. No les ha pasado eso, de quedarse satisfecho, en paz, cuando alguien muy fácil te deja con la boca abierta, porque sin dar mucha vuelta te dice lo que tu quieres escuchar. Ella es joven y sabe lo que funciona mejor para su mundo. Habla de futuro y de cierta forma me recuerda a mi con esa edad. Y en eso, no puede uno hacerse el ciego, ni el sordo. 

La historia de los Estados Unidos es complicada. No la encuentras de forma fácil, son muchas historias en una, que tienen un fin, la defensa por los derechos civiles. No creo que muchos de los que viven alla tenga el interés de saberla. Ellos que acaban de llegar creen que no es su historia. Tampoco están en la obligación de meter sus narices en lo que no les importa, si al final de historia estamos todos los cubanos hasta la coronilla. La libertad es lo único que importa y en esa parte de la tierra a costado mucha sangre de por medio, y periodos oscuros. Ellos, ese pueblo americano la lleva dentro. Tu no puedes olvidar tu historia, pero eso es lo que sucede en ocasiones cuando vamos a las urnas. No hablo de que esta bien, o de que esta mal, sino del hecho de proteger aquello que has logrado. No pierdo mi tiempo hablando de coches, habló del derecho a la libertad. Ese es el que ha permitido que tengas esa oportunidad, de elegir a quien te gobierna. Eso no es un juego. La historia de los Estados Unidos no ha aceptado a Trump como presidente. no tiene paciencia para él. Ella no es obtusa. Está nutrida en su seno de tantos cambios, que no todos los libros te la pueden mostrar. Tienes que subirte las mangas y escarbar en esos lugares que normalmente no sueles buscar. Imaginate tu, fue ella, la propia historia, quien llevo un dia a Nixon, su presidente a la corte y lo destituyó. Esta tiene raíces profundas y es tan inmensa, que cautivados por ese brillo exterior de sus logros materiales y todo lo que se cuece en ese monstruo, la mayoría desconoce de su grandeza. Son poco los que me he encontrado que saben explicar lo que ha hecho tan enorme ese gran país. Habló desde su cimiento. Esas revoluciones culturales, étnicas, en la sangrienta lucha por los derechos civiles. Que le dieron al mundo otra mirada. Abraham Lincoln, su primer presidente decía: "Hagas lo que hagas, hazlo bien” y comenzó con la abolición de la esclavitud. Y por eso lo asesinaron. A Kennedy se le encendieron las luces en su periodo de reelecciones. Fue el primero que habló en nombre de la Casa Blanca, sobre los derechos civiles y sobre la eliminación de la segregación racial. Pago el precio de reconocer sin dudas, cuál era su principal objetivo en su nueva etapa, y cuál debería ser su labor como presidente, eran tiempos difíciles. Jugaba con fuego. Fue asesinado por decir más de la cuenta. Hablaba de los derechos del pueblo sin importar raza ni color. Eso no estaba en sus agenda antes. Pero este hecho marcó al mundo cuando unos años después su hermano Robert, quien se creyó culpable de todo, se presenta en las elecciones y logró algo histórico, el respeto y el apoyo de la gente negra del país, siguiendo legado de su hermano. Logró acercar por primera vez a la mayoría negra de ese país, fue a sus ghettos, por entonces la ciudad no era para ellos. Sabiendo del peligro, bajo a las márgenes y cara a cara les dio la triste noticia de que habían asesinado al Presidente, ese que les había dado una esperanza. El movimiento negro, el Black Power por aquella época no estaba para cuentos. Pero tenían ya aliados en el gobierno. Temiendo una rebelión, la única manera de silenciarles fue asesinando a sus líderes. De esa manera comenzó la descomunal lucha que cambió la cara de norteamérica. La historia de los Estados Unidos es la lucha de los derechos civiles y eso no es mentira, está llena de dolor, de desprecio, de esclavitud, de genocidios indígenas, de tanto asco y de héroes muchos de ellos desconocidos. Esos que lucharon contra todas las barreras y se enfrentaron a los dogmas de la sociedad por el derecho y la dignidad. 

De joven solía leer sus historias en libros, pero los que contaban la verdad, no eran sus bestseller. Gracias a Dios por aquella época cayó en mis manos milagrosamente, la vida de Malcolm X. Quedé fascinado, sobre todo, cuando llega el final y visita la Meca. Raíces, es una novela inolvidable. El guardián del trigal, Camellos, hablo de todas esas luces que fueron aclarando el camino de lo que hoy han ganado. Después de Kennedy los que han venido solo han hecho ejercer el poder sin escrúpulos. Unos lo han hecho bien y otros peor. Siempre han colocado en la silla presidencial a quien ellos han querido. Se juegan mucho con una mala decisión y para eso han tenido que matar, utilizar sus grandes artimañas electorales y sus enormes riquezas. El único momento que se quedaron con la boca abierta fue en el ataque a las torres gemelas. George Bush era el hijo del diablo. De tal palo, tal astilla. El pueblo afectado, se vio a la tarea de hacer un cambio histórico, y eligieron un nuevo presidente que cambió el curso de su historia. De esa manera callaron bocas. Nadie se acuerda ya. Este nuevo siglo comenzó con un giro inesperado, con un presidente negro en la Casa Blanca, como si la sombra del Doctor Luther King les alumbrara el firmamento con aquello de: I had a dream. Obama no fue un mal presidente, lo han habido muy malos. La historia de los Estados Unidos ellos la conocen bien, jamas olvidaran su Watergate. No importa que crean o no que Obama lo ha hecho bien o mal con Cuba, fue el único que ha estado allí. Y creo que de la forma más natural. Esa que no encontró nadie antes, sentado frente a su enemigo. Como decía Don Vito: Ve y razona con el. Y eso fue lo que hizo. Pero tratar de crear un puente con Cuba, es imposible en esta época, Ellos sencillamente no escuchan a su pueblo. No hay remedio para eso. Pero su llegada a la Isla, fue un precedente histórico. Ha marcado la diferencia. La historia de los Estados Unidos no son las historias ni las películas de Hollywood. No se equivoquen. Ni esos festivales de las estrellas, ni tampoco lo que nos quieren vender a diario. Si vas por alli, te voy a dejar una pista, ve a su cine independiente donde caminaras por sus barrios infectados de drogas, la violación de los derechos, la violencia en las escuelas. La gran diferencia entre los marginados con la gran ciudad. Pueden buscar en aquel film de Spike Lee, :"Haz lo correcto”, en los concierto de Nina Simone por el mundo, en Bob Dylan, el gran Toro Sentado, aquel cacique indio. Una paradita en “El color púrpura, todo esos nos dice, que los tiempos están cambiando.” La historia de los Estados Unidos está en Rosa Parker cuando se negó a darle su asiento en el autobús, a un hombre blanco. Esta en la poesía de Jack Kerouac. Está en la contracultura hippy, en la lucha en contra la guerra de Vietnam. En Allen Ginsberg. En la inmigración, en los pies descalzos y en los espaldas mojadas. Está en little Italy y en sus barrios chinos. Ellos eligieron a un monstruo como Trump, pero más que el poder, porque lo tenía todo, fue su ego su mayor enemigo. Habían elegido a quien creían Dios. Trump magnifica el poder de los Estados Unidos, El no ver más allá de sus narices le condenó y le ha convertido en el peor presidente norteamericano, un trofeo con el que carga ya. Ese es un legado muy pesado para quien se creyó Dios. Ya tiene una buena pesadilla con que lidiar en esas noches con almohadas de hilos de oros. Ser bueno para los negocio o nacer para eso no te hace ser un buen presidente. En un país como los Estados Unidos no es suficiente. Ese no es un pueblo estúpido. Nadie quiere a una persona así lidiando en el frente, si crees en un buen futuro. Había visto algunos programas anteriormente y si, tenía algo de simpático, de provocador, de superhéroe, pero cuando lo eligieron presidente de los Estados Unidos, me dije. Esto va de mal en peor. Y me callé, esperando una oportunidad como esta, en que se está a punto de marchar. Ellos el pueblo norteamericano sabían en lo más profundo, que NO se merecían a un presidente asi. Tan torpe, con esa imagen tan brutal y esos sentimientos tan burdos, en un sitio como su Casa Blanca,..Adios Trump, es lo único que te puedo decir. Eso en el boxeo se llama, nakao en el primer round, te dieron con todo, para romper el maleficio.


Share:

martes, 27 de octubre de 2020

                                                 "Cuando sali de Cuba"




Cuando salí de Cuba, de nadie me despedí. Solo de un perrito chino, que venía detrás de mi. ¿Que te sientes más
 solo que la luna, cuando te llega la hora definitiva? No te asustes. Eso normalmente pasa. Dios quiere estar a esa hora a tu lado, así que no dudes en tomar decisiones.  Confiar en él.
Hoy les voy a decir por orden cuales son las tres preguntas que más me han hecho fuera de Cuba. Y no te asombres si esas son las misma también para ti. La primera y la segunda, son las más normales. ¿Cuál es tu nombre? ¿De qué país vienes? En el momento que respondo la segunda. Llega la tercera, esa cae sin mandarla a buscar. Por la ley de gravedad. Apenas digo, soy cubano. Esta ultima llega como un tiro y con asombro. ¿Cómo fue que saliste de Cuba, porque según lo que dicen, no es fácil salir de allí? Imaginase usted, no recuerdo haberle hecho esa pregunta a nadie, desde que vivo fuera del país en el que nací. Es como algo anormal. Intenta hacérsela a alguien y veras como te va a hacer sentir un estúpido de los pies a la cabeza. ¿Ha algunos de ustedes se les ha ocurrido alguna vez preguntarle a un extranjero que visita a Cuba, como fue que salió de su país? Yo creo que esa es una pregunta  algo incoherente. Porque podrían responderte muy fácil. Salí en avión, en barco, o caí en un paracaídas. Nadie en el mundo necesita de un permiso para salir de su país. Solo un cubano puede contestar esa horrible pregunta. Hasta ayer, no era más que un prisionero de los caprichos del régimen. Siendo yo el extranjero acá, por no haber nacido en Londres, no se me ocurriría hacerle esa pregunta a nadie de otro país. Sabiendo esto, ha sido muy fácil para mi saber como es que cometen el mayor de los errores. Solo Dios te puede quitar el derecho a elegir lo que quieres hacer con tu destino. 
Cuando me marché de Cuba, era la primera vez que salía del país. Me iba por un permiso de trabajo. Un permiso oficial de tres meses. Así se llamaba ese rollo raro. Allí me reuniría a un elenco artístico. El pasaje lo pagaba la persona del país que me había invitado. Nada tenía que ver con el ministerio de cultura, pero ellos insistían que luego de esos tres meses, tenía que regresar obligado. Sino lo hacia, corría el riesgo de que no me dejaran entrar al país. Castigado por cinco años. Jejeje. Decírmelo a mi, que nadie me gobierna. Aún ellos creían que si. En vida he tenido lo que he querido, soy un buscador de aventuras, no lo niego. También lo he perdido todo, eso ha pasado muchas veces, tantas que ni me acuerdo. Me caigo, me vuelvo a caer y me levanto de nuevo. Así, sin más. Me sacudo el polvo y a por lo siguiente. Es la regla de los gladiadores que se lo juegan todo. Pero no me quejo, ni me arrepiento de nada. Disfruto de mi tiempo, solo eso, "al que Dios se lo dio, San Pedro se lo bendiga". Hablo del tiempo,.. que es oro. Para eso estoy acá, en este planeta tierra. Tengo  la recompensa de esos lugares que me han marcado una huella. Me dejan la sensación de que todo lo que me ha ocurrido, es porque así es la vida,.. algo inexplicable. No intentes darle muchas vueltas al trompo, que te mareas, prioridades, no más. Seguir siempre las señales de mi ángel de la guarda, es el camino. Los espíritus tienen luz propia, eso lo aprendi. No puedo estar prisionero a modos de pensar que no me traen ningún beneficio. Pues les cuento: Estando en Madrid se abrió otra vez el universo para mi. No podía creer con claridad lo que me estaba pasando, tantas emociones juntas encontradas. Dejando detrás La Habana ponía fin a un lacerante periodo de mi vida, además, que era la forma más saludable de curar todos mis males. Estaba agobiado en la isla, sabiendo que la situación iba a peor y no quería, que por ningún motivo contaran conmigo. No aguantaba un periodo especial más. La verdad que ya nada se podía hacer y no valía la pena seguir perdiendo el tiempo. Había llegado a los límites de asquearme, después de esa maldita debacle, que ellos seguían llamando periodo especial, la peor de las pesadillas, porque hasta en mis sueños aparecían las fronteras. Odiaba seguir viviendo bajo una cantidad de reglas injustas, mentiras y rodeado de bloqueos mentales. Sencillamente, no creía como todavía podía existir gentes así en Cuba, que aceptaban una mala vida, por el solo hecho de ser leales a unas ideas que no les beneficiaba en nada. Era joven y con dos carrera, pero eso no me servía en absoluto y ni siquiera me alimentaba. Me merecía algo mejor. La mayoría esperaban a que cayera un milagro del cielo, pero yo no. La solución consistía marcharme de una vez. Y me tracé un plan. Era la hora de conocer el mundo y enfrentarse sin miedo al monstruo. Podía ganar mucho más arriesgándome, así que no lo dude y mostré las cartas sobre la mesa. El ambiente de Madrid por aquellos finales de los 90, hasta principios de este siglo, era como un regalo del cielo. Todo me llego a la carta, consciente de que Dios nunca abandona a esos que se atreven a seguir su corazón. La verdad que había soñado con algo así en mi propio idioma. Allá me casé y comencé a hacer mi vida. Me excitaban las ciudades moderna, las luces, la libertad y el reto por lo desconocido. Hasta tuve la oportunidad de viajar por el mundo, eso cambió  definitivamente mi vida...Resulta que un día voy a hacer un trámite de pasaporte al consulado de Cuba, mi primera vez, sin la ayuda de nadie. Y luego de una cola inmensa, ya tu sabes. Todas esas molestias de las colas cubanas o travez ante ti. El martirio no terminaba. Tenías que levantarme de madrugada, tomar el metro para ir hacer una cola. Afuera en la calle se iba calentando el ambiente según iba llegando la gente. Tenias que desafiar a la suerte para poder estar entre los veinte primeros, con el frío a esa hora de enemigo, bastante serio de por si y cantando las mañanitas. Todos esperábamos pidiendo con misericordia la llegada de los aguerridos funcionarios, que aterrizaban a las ocho de la mañana, la hora en que te abrian la puerta. Por aquel entonces, creo que solo podías tramitar cualquier papel legal desde Madrid o Barcelona, así que iban gente de toda España. Los extranjeros en busca de visas para sus vacaciones no tenían mucho problemas, entraban y salían del lugar con todas las prioridades. Pero los cubanos como yo, estábamos obligado a pagar por todo, ademas de la cola. Ellos, los de la embajada ponían las condiciones y nosotros solo teníamos que aceptarlas recibiendo como recompensa el horrible trato de sus funcionarios. No había otra cosa. Si lo que tu querías era los documentos en reglas, lo mas normal era que dejaras unas pesetas en la contadora, el dinero de aquella época y así saldabas tus cuentas. Ahora después de ver las cosas desde la distancia, he comprendido que es lo que pasa. De primera, se equivocan. No creo que sean conscientes de las barbaridades que cometen con sus ciudadanos. No entiendo que esa sea la conducta de unos diplomáticos. Si trabajas para una embajada, al menos deberías de respetar los derechos de las persona a quien representan. Por entonces le llamábamos la embajada del Peru, como referencia a aquel lugar violento, donde vivían los disidentes por los sucesos del Mariel a la hora de la comida. Pues cuando allí se enteraron de que no había regresado en el tiempo asignado. Cambiaron su tono de voz conmigo y me dijeron;
- No, tu caso es con el vicecónsul.- Él era el que trataba esos asuntos exclusivos, los casos como yo, que habían traicionado a la patria.
-¡Tan importante soy, que merezco tales atenciones!- Le respondí  asombrado según sus palabrasYa tu sabes imitando a Shakespeare, me la di de gracioso. Y el vicecónsul que me estaba esperando, me recibió con los ojos furiosos. Estaba cara a cara, frente a un enemigo. Tomó mi pasaporte, lo revisó, me miró a la cara y rápido me dio la sentencia. ¡Usted es un desertor! ...me lo soltó de un bofetón.
- ¿Como dice usted señor?..le dije asombrado, pero algo enfadado. Acomodandome un poco más en la silla. Dándole a demostrar que ya lo sabía, que tenía que relajarse. Que no estaba para historias en ese lugar. Pero a él no le importó. Por lo que me dijo después:
- Su permiso de tres meses ha caducado. - Así que se convierte en un desertor por infringir la ley. De esa manera me lo recalcó como si yo hubiera caído de rebote de la Luna y no de Cuba.
- Como mínimo son cinco años sin poder entrar al país.
- Bueno, bueno, ya yo lo sabía. No había venido a preguntar sobre eso. Le dije. A mi no me cogía de susto sus palabras. Seguí sereno y cuando este sintió mi silencio...Cogió aire otra vez y me lo repitió a la cara;
- Metiste la pata.- Aquello que dijo, me dolía, pero me reí. Fue la única manera de contrarrestar las palabras a aquel arrogante rey Midas.  Pero no se detuvo y como cumplía una misión me repitió: 
- Eres un desertor.
Allí fue donde me levanté y le dije. Eso es una palabra fea. Y no la repita más.
- ¿Una palabra fea?- Hizo un gesto de que no me entendía y prosiguió.- Sino regresaste en el tie...Allí le detuve, porque no le quería escuchar. Solo necesitaba marcharme de ese lugar. Tuve paciencia y respire...porque tenia que decírselo claro y en su propia cara, como el lo había hecho conmigo.

- Eso es una palabra fea y más cuando viene de un vice...vaya usted a saber...cónsul, no?...es feeeaaaa... Yo no soy desertor de nada. Entienda esto de una vez. No ensucien más las palabras con mentiras que usted es un diplomático. ¿Eso cree? Fíjese bien, Que tengan un papel que dice que yo no puedo regresar, porque no les da la gana a ustedes, esta bien. Esa son las leyes de ustedes. Solo ocurre con Cuba. Que no haya regresado en ese tiempo acordado, no se preocupe, sabia lo que ocurriría. Ese es su juego sucio. No me vengas a decir ahora que eso es algo legal, porque no es así. Son sus métodos y yo no tengo más remedio que aceptar. Pero yo no soy desertor de nada, ¿me entiendes? A mi no me lo tienes que repetir. Que suena como si fuera un asesino. Esas cosas no las entiendo y no necesito tus explicaciones. Tu no sabes lo que significa la palabra, "desertor". Mejor que no la uses más, al menos conmigo. No me cojan pa su juego y dile a la gente las cosas claras, por su bien. Y cogí y me fui. 

Paso el tiempo y los primeros dos años pensaba en Cuba. Es duro cuando te niegan algo así. Es como si te arrancaran las entrañas y flotaras como un zombi. Después pasaron los años y como no podía ir. Me la quite de mi cabeza, muerto el perro, se acabó la rabia. Comencé a asumir mi realidad, que era Madrid. Puse mi cabeza en el mejor de los dos lugares. ¡Un Madrid como el de mis sueños, eso era lo que me merecía! Disfrutar de verdad. Me había pasado todo el tiempo en Cuba limitado, pidiendo permiso hasta para ir al baño. Me quejaba por todo y eso tenia que terminar. Necesitaba mi cabeza en un lugar claro, real y civilizado. A esa ciudad me entregué en cuerpo y alma hasta abrirme por dentro. Buscaba saciar mi sed de venganza de alguna manera. No creo que tenga una experiencia igual, única, a todo tren...Estaba libre de todo lo que me aprisionaba por entonces...y con gente civilizada a mi lado. Fue una de las épocas más productivas de mi vida en todos los niveles...Intente explorar Europa. Viajé mucho. Escribía ya desde entonces, tenia la música. Nació mi hija. Comenzaban los regalos de la vida. Unos de mis primeros viajes fue a Amsterdam. Tome un autobús desde Madrid, prefería ir por tierra, pase Paris, luego Bruselas. Allá en Holanda me esperaba mi primo. Tu sabe, a su aire. Era un honor tenerlo en un lugar así. El maestro esta vez de anfitrión. Mis ídolos son reales, siempre lo digo. No soy de los que se creen cuentos tan fácil sobre las fotos, imágenes de un líder, historias, ni de los que adoran santos falsos. Odio que me impongan las historias. Mi primo tenia un estudio de grabaciones en el segundo piso de su casa y el Coffee shop al frente. Ya ven? Cerca del paraíso en la tierra. Esos son los héroes de verdad, como mi primo. Porque ese lugar donde vivía, estaba tan cerca del centro de la ciudad, que la atravesabas por un lago que podías disfrutar hasta desde las ventanas de su casa, mi lugar preferido. Ese era el fruto de haberse casado con una realizadora de cine Holandesa. Él tocaba por las noches con las bandas de allá, gente de todos los lugares del mundo. Por su naturaleza, Ámsterdam es la ciudad favorita para encontrar personajes. Los más curiosos. Esos que huyen de la locura de las grandes ciudades en busca de un oasis a su altura, rodeado de la tranquilidad y con cultura. Porque la gente con las que choqué por allá, eran tan estrafalarias que solo podían vivir dentro de un guión de cine...gente raras, interesantes, con algunos misterios y con buen gusto. Sentados en las terraza tomando cervezas, pasaba el tiempo con la mente tranquila, como nunca había estado en mi vida, entre personajes de Hollywood y muchos aventureros como yo. Era muy fácil para ellos pasar allí desapercibido de los paparazzis, de la presión de los problemas y hasta de las miradas callejeras. Porque a nadie allí le importaba un bledo lo que tu hacías. Otra dimensión. Ellos son civilizados, no hay otra forma de decirlo. No aceptan en su cabeza ideas rígidas. No tienen tiempo para eso. Todo lo prohibido para la gente, no tiene sentido allí. Ellos no se comen la cabeza con cosas estupidas. ¡Fíjate tu, a que nivel ellos se liberan de esa carga! Salí fascinado con esa experiencia. Prevalecía por doquier el buen rollo y el relax. Estuve la primera semana solo, iba por un mes y aproveché. Unas de las cosas que más deseaba era sentarme en un coffee shop. Aquello me llamaba la atención. Hacia solo un año que había salido de Cuba, muy poco tiempo, y mi mente aun se mantenía en estado de transición. Nunca lo puedo olvidar. Sobre todo cuando entras, te sientas, pides un café jamaicano y estudias la carta entre los olores de la naturaleza. Les aseguro, otro planeta. Estuve perdido por un rato en ese laberinto de colores, aromas de hierbas de todo tipo y de buena calidad. Mi primo que era un experto sibarita de La Habana, ya tu sabes. Escogía el menú y los lugares perfecto. Conocía bien el asunto. Sentado allí, nada te falta. Esa es la libertad. No otra. Nadie te está mirando. No tienes nada a que temer. Solo dejar que te lleve la música, porque de sus manos, siempre encontraras un lugar seguro. Rodeado de aquel ambiente, los grafitis, la gente extravagante, los idiomas...entre canales, el lago, las fiestas en la calle...la gente de verano, el museo de Van Gogh, de nuevo esos Coffee shop y las noches sin dormir,..Una tarde, y eso fue al llegar, deje definitivamente de pensar en Cuba. Me sentía ajeno al pasado. Aquellos letreros en holandés, la cerveza Amstel y aquel ambiente multicultural, se habían tragado mi voz. No entendía lo que pasaba, tampoco quería averiguarlo, estuve un rato hipnotizado. Escuche la voz de primo que se alejaba, aunque este se encontraba a mi lado, lo había perdido de vista. Me costó unos minutos recuperarme. Había quedado en blanco. Fue entonces que le mire y dije: Para esto vine a este mundo, para conocer lugares así, moverme, trabajar, soñar, hacer mis historia... Esta es mi vida, mi tiempo...No quiero que nadie me diga más lo tengo que hacer para vivir...Desertor es la puta que le parió a ese mal nacido. Cuando finalmente regrese a Cuba..fueron siete años después.. Y mi intencion era ver a la familia. Pero dios puso en mi camino al regresar, vivir otra vez en la Habana. Cayó del cielo por medio de la embajada de España y allí me fui...a ver las cosas desde otro nivel...Era mi regreso. Esta vez lo veía todo diferente. De arriba hacia abajo y fue cuando comprendí que allá todo funcionaba al revés, es decir, de la única forma de que nada funciona...Llevaba por entonces una hija española...En fin, había ganado más yo alejándome, que aceptando sus retorcidas normas. Regresaba como ciudadano español. Esta vez fui yo quien les había cambiado el juego. Le entre a todos como menos me esperaban. Viviendo en el Habana Libreeee...Dejaba de ser aquel cubano, inseguro, desprotegido, indefenso y me había convertido en algo, que a ellos les tomo tiempo en creer. Tenia los privilegios y la protección de la embajada española. Bueno, pues mi hija creció allá, de la única forma que yo sabia que podía vivir en Cuba. No de otra. No iba a cometer el mismo error dos veces. Aunque al principio lo creía imposible, ella se enamoro de Cuba...Pude meter ese pedazo de isla en su corazón. Desde que llegó a mi país siempre lo rechazó. Al menos eso creía yo, no se porque motivos. Ahora ella es una joven con una mente despierta producto de todos esos viajes por el mundo, ademas de toda la información personal que ha ido acumulando desde que nació. Creo que ha valido la pena romper esas cadenas. Dejar la isla de Alcatraz, lo haría una y mil veces sin pensarlo. La libertad, es algo que se lleva por dentro y es lo único que importa. Es por eso que les cuento esta historia. No se dejen engañar más con mentiras. 

Share:

lunes, 14 de septiembre de 2020

                                                 "La naturaleza humana"


"Jesús dice; Yo soy el camino o la forma"...
☝🏽
Lo ponen allá arriba...
Aunque la iglesia siempre ha hablado de este tema del espíritu con mucho misterio, y a nosotros, que nos da lo mismo chicha, que limoná, creyendo que todos somos unos superhéroes, lo hemos pasado por alto. Pero es de ella finalmente la culpa, no de otro. Es la que ha tenido el mando del asunto por mucho tiempo, que a nosotros ingenuamente nos ha quedado, como si fuera una especie de nube que se desprende de nuestro cuerpo cuando terminamos este poderoso viaje en la tierra...jejeje..ya ustedes saben, como si fuera una especie de escafandra, esos trajes que se ponen los cosmonautas cuando van en uno de esos largos viajes por el espacio. Y aunque lo creas o no deberías saber que los grandes maestros siempre han hablado de esto de alguna manera. Y no se referían a una especie de fantasma como solemos creer...Ni tampoco de una sombra en la que viven el mal y el bien. Hablaban del espíritu, como la fragancia de una flor.
🌹
¡ Se la comieron estos ahí !..¡Fíjense que cosa más hermosa esa!
Ellos dicen que vive en ti, que no tiene forma alguna. Que solo te acuerdas de " Santa Barbara" cuando truena. Palabras sabias esta, a nuestros oídos sordos. Y que la mayoría nos pasamos la mayor parte de la vida, en la luna de Valencia, condenados a movernos como un robot de carne y hueso...ya tu sabes, encerrados tras las rejas de un poema, que son nuestras mentalidad, costumbres, puntos de vistas y creencias......ignorando esa
🌺
otra parte que se mantiene en un estado puro, y que es realmente la esencia que desprende la flor, su razón de ser.. Y dice Buda al respecto:
" Tu puedes levantarte como una flor de loto. Esta, nace en el pantano. En el fango del pantano, parece que no hay lugar peor. Pero se mantiene toda su vida, intocable, impenetrable, "el fango nunca la alcanza". Conoces algo acerca de la flor de loto? Ellos, los sabios gurús dicen; Que aún, en las fuertes lluvias, en medio de las tormentas, cuando el agua crece, el loto, siempre se mantiene encima del agua"
* Que esa es la naturaleza del espíritu *
¡ Intocable !
🔥
....Que lo creas o no, eso no importa mucho...lo que realmente vale la pena, es que lo tengas en cuenta. Porque todo lo demás, incluso tus pensamientos, llegan sin preguntar...aparecen y desaparecen como nubes, son trozos de un pasado ya roto en el tiempo que lo único que le interesa es, robarte el presente, ..jajaja...el secreto de la felicidad...
🖐🏽

Share:

martes, 8 de septiembre de 2020



                            
                                                     Actualidad 

El covid...ese bicho raro..por acá por Londres, parece que perdió el rumbo...han sido unos meses interesantes, en lo que me he dedicado a escribir un libro..., otra cosa no podía hacer, aunque no he parado entre tantas historias, pandemias y dime que te diré. Al menos, yo escogí lo primero, sabiendo que no es fácil lidiar con el ganado suelto, ni con los impertinentes. Pero ya tengo mi novela.¿ Quien dice que un chico negro de barrio no escribe una novela? Eso son habladurías de gente de poca fé....ya lo dije, que iba ser este uno de los momentos más interesante, Dios es testigo de lo que ocurrió en ese proceso extraño, en que el miedo se apoderó de nuestras vida. Muchos de los que estaban con la boca abierta pensando en lo peor, sin una señal de futuro a consecuencia del encierro, definitivamente la cerraron, eso era de esperar. Porque no existe pandemia que pueda acabar con el poderoso espíritu humano, ese es invencible. Vive siempre como un gladiador en medio del Coliseo de arena, en guardia...No hay nada con tanta fuerza en la faz de la tierra. Así que les envío un aviso para navegantes, ¡Oooh Cesar, los que no van a morir te saludan! Ahora mi libro está en los finales del proceso de edición, pronto saldrá a la luz, ya, casi despega. Algo de lo que estoy satisfecho. Era ya la hora de tener una nave así, interestelar de un lado para otro, de camino a cualquier rincón del mundo...porque así será. Este es mi consejo...monten en ese caballo de Troya, hablo de mi libro, como si fuera una escoba mágica, no en estos autobuses, detrás de mí...Estos gigantes londinenses que transportan pasajeros, normalmente te llevan a un lugar seguro, o bastante conocido, sin embargo, si te atreves a subirte, en esta historia que te cuento, en mi novela, llevarán la certeza de que esta vez el viaje será distinto, cómodo, en ocasiones lacerante, por el riesgo que se corre volar desde las altura a un lugar como Cuba, donde lo menos que te pueda pasar, es venir de cabezas en picada, rodando y dando tumbos, como un cacharro viejo sin dirección alguna y buscando suelo...Bueno..pongan desde ya los pies sobre la tierra, calienten los motores y amarren bien los cinturones...que este viaje,... está a punto de comenzar...y no quiero caritas...
Share:

martes, 28 de julio de 2020

En plena luz


                                                                             
Soy lo que ves. Puede ser esa calma o desastre a la vez. Depende  del cristal con que lo mires eso yo no lo sé.  Mis ideas casi siempre están al revés y mis emociones tambalean intentado buscar un centro.  Suelo ser un caos no te miento.  Pero cuando se trata de hacer lo correcto, nada me impide que me lo juegue todo, hasta mis propios huesos. No vine aquí a sentarme a esperar quejándome de como pasa el tiempo. No, de ese  material no estoy hecho. Aunque no encuentre lo que busco sigo pidiéndole a la vida que no me detenga en el intento. ¿Quien dice que el sol sale para todo? Jejeje, ese es puro cuento.  Soy lo que ves, tienes razón, pero en el fondo soy al revés. Luz

                                               🌞 El sol sale para todos.

... Le pregunté  un día a mi bisabuela que cuantos años tenia. Mi padre que estaba en la puerta de la cocina me había escuchado y me gritó  desde el otro extremo del patio,..¡Muchacho, eso no se pregunta! Ni siquiera lo intente de nuevo para no entrar en desacuerdo con mi papá. Entonces ella aprovechando que mi padre había entrado en la cocina me dijo: Noventa. Noventa? Imaginen, que  yo era un niño. ¡Noventa era como estar cerca del cielo! Le respondí sabiendo que aun estaba muy clara con sus ideas. Lucía fuerte y se veía tan bien que era difícil creerlo viéndola tan tranquila la mayoría de las veces fumándose esos puros enorme. Frente a mi cara de espanto ella no dudó y me respondió algo así. Los años van por dentro y el tiempo por fuera. Todo el mundo va para viejo mi nieto. Solo tienes que dejarte llevar loma abajo.
¿Dejarte llevar? ¿Qué es eso? Le pregunte porque no entendía muy bien eso de loma abajo.
- Soltar las riendas. Así me dijo.- Dejarse llevar por el impulso de esos días en que estas en la cima de la montaña, la emoción de los grandes momentos en que todo es color del rosa son una bendición. Hasta el viento ayuda. Desde esa altura las vistas a tu alrededor siempre son impresionantes. Es como si te dejaras caer, no más. Soltar todo lo que pesa sobre la espalda, hasta los pensamientos son una carga pesada. La miré y me dije a mi mismo, tratando de que no me oyera, pero me escuchó: Cuando estás tan cerca del cielo no creo que te preocupe mucho ya las cosas. Además no creo que queden ya mucha fuerza.
-A esta edad es difícil ir en contra de la corriente. Respondió para no incomodarme. 
-¿De que corriente hablas? Le pregunté.
-Hablo de la persona que soy. Todo es posible, de eso no hay dudas.
Tejía buscando la forma con las aguas y los hilos de estambres de varios colores tratando de cerrar la figura. Estaba entretenida, metida en su mundo, pero no perdía el hilo de la conversación. Y fue entonces que me dijo sin mirarme.
-Tu, yo y tu padre e incluso la gente. Todos somos seres con vida. Dios mismo. Esa presencia todopoderosa del señor esta en cada uno de nosotros.
-¿Dios? Era una de esas primeras veces que alguien me hablaba de Dios con tanta sinceridad y aun así creía que mentía.
-Cualquier persona en este mundo puede cambiar aun en el último suspiro de vida. Creo que puede hacerlo, esa es la verdad. La capacidad esta allí  siempre latente. Ese poder vive allí, en cada uno de nosotros.
Esa tarde mi padre me había castigado. El día anterior tuve problema bastante fuerte con mi profesor y me habían despedido de la escuela, así que el único espacio que me quedaba para estar era el patio de mi casa y no tenia mas remedio que escuchar a la bisabuela con esos cuentos. Hablaba de Dios, de la fuerza, de la capacidad del espíritu y no se que otras cosas, yo no entendía de nada se los juro. La tarde era fresca y ya había pasado lo peor, el sol del mediodía.  Ella estaba sentada moviéndose lentamente alrededor de las agujas, como si escuchara una música suave que solo ella percibía bajo de la mata de piñón impulsada por el viento y ante la mirada del perro de la casa que estaba acostado en la tierra, también como yo, con los ojos atento a ese armonioso ritmo de colores y la voz vieja de la abuela que se cortaba a la vez que pasaba la aguja uniendo las puntas de un rojo intenso.
-¡Si, Dios! No busques en otros lados que no lo vas a encontrar. Antes yo era como tu, demasiado traviesa. Hacía cosas que mis padres no le gustaban y por eso no salía de un castigo a otro. Después uno creces y creas sus propias reglas. Nunca fui a un escuela y con eso no quiere decir que sea ahora una persona inculta, he criado cinco hijos y estoy orgullosa de ellos, mi vida fue un desastre, pero nunca he perdido el aliento. Eran tiempos duros, pero yo intentaba mantenerme casi siempre ocupada, me gustaba tejer, así lo hacía cuando encontraba el momento. Nunca he dejado de hacerlo. Para eso he tenido siempre un tiempo, no sé de nada tan placentero. Al principio era muy difícil, me costaba ansias terminar las cosas que hacía, ya sabes, cuando tejes, el mayor enemigo es la prisa, como en la vida, pero lo seguía intentando. Nada mejor para evitar todos mis problemas. Pero un día llegó  el milagro. Vino cuando menos lo esperaba. Fue en ese momento que pude ver que esa fuerza de dios estaba en mi. 
-¿Tejiendo?
-No busques esa fuerza del señor por otro lado que no la vas a encontrar, ya te lo he dicho. Por lo menos de esa manera en la serenidad llegó  a mi años después.
-¿Y como es él? Le dije riendo, pero con respeto, estaba cagado de miedo.
Se comenzó a reír y fue ese el único momento que dejo de hacer lo que estaba haciendo. Estiró la mano le hizo una señal al perro que se le acercó y luego me dijo:
-Nunca te creas el cuento de que dios es uno de esos espíritus que aparece y desaparece de la vista para decirte lo que tienes o no que hacer, o que esta bien o que no.
-¡Abuela soy un muchacho! Le dije. Me hizo una señal para que me acercara. Mi padre tenia otros concepto y eso no lo iba aceptar aunque nunca le contradecía a la abuela
-Esa son las cosas que te enseñan en la escuela y en la iglesia. De que dios es poder. Y solo tienes esa capacidad de experimentarlo cuando puedes joderle a otro la vida. 
Me acerque y ella levantó al aire la pieza como una bandera y me la enseñó para que viera que ya tenia la forma de un pequeño gorro amarillo, verde y rojo, la verdad que era maravilloso y se lo celebre. 
¡Abuela que colores mas bonitos!
 Fui a cogerlo con mis propias manos y no me dejo, tenia yo las manos muy sucias.
-¡Escucha!, tus colores favoritos, tus gustos, tus pasiones, las cosas que has aprendido hasta ahora, todas tus experiencias. Esa es la idea del muchacho que crees que eres. Cómo es que te proyectas a la gente y lo que esta creen de ti. Pero eso no es lo que eres tu, jejeje.
A esa altura de la que hablaba ya mi bisabuela daba miedo. Ni siquiera sabía a que se refería, pero yo no sabia porque continuaba escuchándole.
-Nos dominan las circunstancia, estamos prisioneros por nuestras buenas y malas conductas y nos guían los pensamientos.
Ella hablaba mal de estos, de los pensamientos, al menos eso era lo que entendía sobre esa basura que hemos ido adquiriendo con la experiencia que muchas veces se vuelve ante nosotros como si fuera nuestro mayor enemigo y reaccionamos de alguna forma ante esta, aun sabiendo que cada vez que escarbamos un poco en la superficie, sacamos uno de esos problema o muchas veces estos te llegan sin mandarlos a buscar. Los obstáculos están por lo general en el camino. Que estos aparecían solos y no tenias que mover mucho las piedras. 
Me contó que había estado una vez muy enferma y como se sentía tan mal lo único que encontró para consolarse en ese momento fue tejer y tejer. Así pasó la noches después de una semana en cama. -Tejí tanto que hasta perdí hasta la noción del tiempo. Llegó un momento en que no sentía mis manos. Como me sentía tan mal dejé de seguir a mis pensamientos, evitarlos a toda costa cada vez que llegaban, porque no eran sanos. Estos se convirtieron como en nubes de paso, llegaban, pasaban y se  llevaban mi cuerpo. Todo desapareció de mi memoria mientras mis manos seguían tejiendo. Eso me dijo, que de repente  le embargó un enorme silencio. -Conocía ese silencio sobre todo al tejer, la pasión y el movimiento monótono de las manos con las agujas son como un sedante, porque dejas de tener el control de las cosas y se tragan a las palabras. Disfrutaba del silencio. Así fue que dijo, pero que esa vez fue diferente. Pudo darse cuenta que el silencio estaba allí y ella era testigo de su presencia. El silencio es algo que no haces, que tampoco puedes controlar. Aunque crees que es algo que puedes llegar a hacer, este habita mas allá de las cosas porque ha estado allí siempre. El silencio no tienes forma. Ni tampoco tiene nombre, no tiene identidad. No pasado, no futuro. No principio. No final. No mañana, no ayer. Está en todos los lugares. Existe aquí y ahora, es algo eterno 
-¿Sabes? Así me sentía yo, como parte de ese enorme silencio cuando mi cuerpo se esfumó 
Así me dijo. Que todo a su alrededor comenzó a perder el sentido, como si nada mas existiera. Fueron horas de calma de tranquilidad, pero sobre todo de paz. Nada comparable a ese momento donde todo se detiene y dejas de ser la persona que eres y entonces comienza a emerger por un lugar de ti, ese ser que en realidad eres. Ese que no tiene un pasado, no tiene un futuro, no tiene una historia, no tiene ni siquiera un nombre, porque tampoco tiene una forma clara. Esa presencia que tu sabes de seguro que eres tu, emana de ese único espacio en el que vive y tu lo notas, no te hacen falta los ojos para verlo, ni las manos para tocarla. Es esa parte de ti libre, oculta por el paso de los años, por las costumbres, por tus puntos de vistas, por todas tus limitaciones, tus miedos y tus emociones.
-Abuela me estas dando miedo, no me gustan los fantasmas.
-No hablo de fantasma. Esos son cuentos de caminos. Los fantasmas no existen.
Tomó una bola negra de estambre y comenzó a insertarla entre las agujas, había pasado mucho tiempo desde que ocurrió esa historia que me contaba porque en esos momento ya de ella no quedaba mucho y sus movimientos en la mano dejaban mucho que desear, eran certeros pero demasiado lentos, oxidados, rancios, pero su espíritus era todo lo contrario. Su rostro estaba relajado, emanaba paz, aunque al mirarla pareciera que te dejaba escapar una sonrisa. Esas horas de monotonía mientras tejía habían  lograron amansar la pantera en su mente y allí en medio de esa tranquilidad se sentía feliz. Sin juzgar nada, sin exigir nada, sin esperar nada. Esas horas de desvelo habían salvado su vida y nunca más se enfermo y de eso había transcurrido más de cuarenta años y allí seguía con la proa de su cansado barco a la deriva mirando a la mar, arribando a casi un siglo de existencia. Intentando enseñarme algo que todo el mundo desconocía, pero ella me dejaba ver entre dientes. Que hay algo dentro de ti, que es como una luz que lo observa todo, lo mueve y es parte de tu vida para bien, o para mal. Que se manifiesta de diferente forma, pero con el solo hecho de que sepas quien realmente eres en este viaje, aunque eso no es lo que importa. Lo que realmente vale la pena, es que te des cuenta de una vez, que en ti está ese poder de cambiar las cosas, esa fuerza de la que formamos parte alguna día. Hay muchas formas de llamar a esa energía. Hay quienes hablan de un Dios para referirse a ella porque no encuentran un claro motivo a sus especulaciones.  Pero por la forma en que me lo dijo mi bisabuela, yo sigo creyendo que esa luz existe y vive en nosotros mismo. Esa fuerza del espíritu libre que me dejó, nunca la he olvidado. Todos vinimos acá a ser libres. Experimentar esa libertad en carne propia y sentirla, esa es la cosa más bonita del mundo. Porque si alguien es libre, aun aunque no lo intente, esa luz, se esparce por muchos caminos. Ese es el poder y la capacidad del espíritu humano.





Share:

Horizontes

Horizontes

VISITAS

👇Deja tu opinión


🌞 VERANO

IBIZA, LA ISLA BLANCA

                                                                                                               La playa de los Molinos.    ...

📝 Bloggers

Sigueme por Email 📩

Mas historias👇

Con la tecnología de Blogger.